martes, agosto 31, 2010

Revisión e ITV


Hoy he recibido una llamada que me ha entusiasmado. Era el servicio de atención al cliente de mi coche, donde casi me soplaron 300 euros por poner supuestamente a punto mi coche. Les debía parecer poco, porque me querían sacar otros 300 en unas ruedas nuevas diciéndome que si no iban a pasar la ITV y apremiándome a que fuera al establecimiento vecino...Lo cual me hizo sospechar si no estarán conchabados concesionario y establecimiento de ITV...

Es que me insistieron mucho, mucho. Tanto, que me olió a chamusquina y decidí pasar la ITV en otro sitio (que pasó sin ningún problema, por cierto).


La chica de atención al cliente me pregunta que si estoy satisfecha y le digo que no, que, para empezar no han puesto el líquido del limpia parabrisas (quien me dice a mi que no han puesto tampoco otras cosas que no se ven) y encima me dan el coche sucio, con un vale para que lo lleve a lavarlo a una gasolinera. Pues no, oyes. Gastándome 300 euros en un revisión de rutina, por lo menos, dadme el coche limpio. Si estáis hasta arriba de trabajo no es mi problema. A mi no me hacéis nada de gratis...(bueno, según ellos sí, según ellos te hacen la PRE ITV gratis, en fin...que quieren que pagues por todo y muy caro por todo)

Total, que tendré que volver al puto concesionario...con lo que me gustan los garajes a mi, volver a dejar mi coche y quedarme colgada sin él porque alguien me cobró un servicio que no me prestó. Me digo yo que si sería en venganza por negar a cambiar mis ruedas, nuevas del año pasado y por largarme a otro establecimiento de ITV impidéndoles hacer su chanchullo.

Soy tía, pero no soy idiota. Y a ese concesionario no vuelvo, así se lo he dicho a la chica de atención al cliente.

miércoles, agosto 25, 2010

Ambulantes y gangas



En ocasiones, mi marido huele a cieno. Otros días huele bien, como los ecuatorianos de "Amanece que no es poco". Todo en este verano es bastante surrealista, excepto el calor que nos aplasta como una morsa húmeda y caliente.

Estos días he descubierto las semillas de Chia, estupendas para combatir el colesterol y saciar. También he descubierto que la infusión de fucus, necesita poco fucus y algo de limón para resultar "comible" ¿Qué más? Me hice con un cargamento de ropa de todo a 1 euro. A saber: pantalones Capitán Tapioca, Stradivarius y Dateless. Camisetas Esprit, Massimo Dutti, Mango y Jenna; Camisas de Prechio y de La Martina. Os lo juro por Snoopy...en los montones de los gitanos hay auténticos tesoros. Eso sí, hay que buscar y buscar entre mucha morralla que no vale nada.
El verano próximo prometo que no me compro nada de ropa hasta llegar al montón gitaneril. "A euro, a euro" "Comprarse algo nenas que no se cae el pelo". Ays. Esos eslóganes del marketing más frenético.
Pero el que no tiene rival es el Richard. Ese no se pone cinta de casette ni nada...No es como los coches de los muertos de Molina de Segura que van anunciando "Ha fallecido...fulanito de tal, el hijo de la zutanita (mote), la misa es esta tarde a las..." Que se está tomando una una cervecica con Mariola y Moyano después de ruedas de prensas de escritoresensutinta y pasa el coche de muerto y nos quieta el buen rollo de un plumazo.
A lo que iba, el Richard. El muchacho a voz en pecho (con mucho pelo y cadenas de la virgen, I suppose) predica lo siguiente: "Mujeres, ha llegado el Richard, ha llegado el Richard". Es como si el Richard se creyese Brad Pitt y tuviéramos que salir todas en parvá y decirle: ¡Richard, ya era hora, haznos un hijo, un meneíto, lo que sea!. En fin. Y luego, vende lo que sigue: "Llevo manojos de ajos. El ajo gordo sanjuanero. Llevo melocotones bien gordos, como os gusta a las mujeres (?) ¿De qué coño (con perdón) está hablando el Richard?
De vez cuando también pasa el afilaor pero este lleva cd... y no mola. Eso de escuchar el silbido de lata no me gusta. "Afilo cuchillos, navajas y tijeras". Me lo sé casi como una canción desde que lo escuché por primera vez a la tierna edad de 4 años en San Javier. Ah, me falta "El camión del tapicero". Ha llegado a su ciudad el camión del tapicero...tapizamos tresillos, sillas y etc. Antes llevaba casette y el locutor (el maki, conocido de Radio Pinatar) y la locutora (Maria José Villaescusa, ídem) salían por el megáfono un poco acelerados.
Chiquillos, yo me quedo con la maruja que pasaba con su vespa por las puertas de las mujeres allá, en la huerta, en San José de la Vega...en ese mini edén que tenían mis abuelos con pila, Tinaja, trozo de camino, higueras a tutiplén, acequia, moreras y moscas...La maruja abría su caja y llevaba unas bragas de algodón buenísimashastalacintura...y otras fruslerías. Maruja se parecía a esta comentadora taurina de los 70, cuyo nombre no recuerdo, pero en flaco y en rubio...para mi, que era lesbiana y vendía como nadie.

La imagen es de ojo digital.

martes, agosto 17, 2010

Hay derramas que matan

tvblog_laqueseavecina

Hay algo peor que las reuniones de vecinos y son las reuniones de vecinos que se hacen en la playa por aquello de la segunda residencia.
Los vecinos en verano optan por montar el chiringuito en la calle. Ya sea en la cochera al aire libre o en la puerta, junto a las señoras que toman el fresco en su puerta, valga la redundancia.Eso de tomar el fresco en la puerta tampoco lo entiendo,porque hace el mismo fresco que dentro...Creo que lo hacen porsiaca...es decir, por si acaso a una brizna de aire, o brisa veraniega, se le ocurre andurrear por estos lares.
Yo no entiendo por qué a la gente le hace tanta ilusión tener una casa en la playa. Yo, por tener, tendría una a orillas de una cala con cero habitantes y lejos de todo. Pero como esos lujos son patrimonio de Armani o de algún que otro diseñador que también se curra el pret a porter...pues, mira, mejor alquilo y me olvido de: contribución, recibos de luz, de agua y de...las reuniones de vecinos. Soy asín, insociable. Lo siento. Misántropa no, eso nunca, que yo quiero a la gente...pero uno a uno, no en parvá, como dirían en la huerta.

Pues señores y señoras, el otro día asistí desde el balcón de mis suegros (no tengo pasta y este año toca estar aquí con todo el dolor de mi corazón, bien lo sabe dios que por mí estaría en mi casa pero mi niño tiene que bañarse y si no parece que soy una mala madre) a una reunión de las mencionadas.
Todo el mundo con sus silleticas; esas diminutas que se pliegan; tan diminutas que a algunos parientes les asoman las lorzas por entre los hierros. Con sus listas. Los hombres con sus patalones cortos, tipo deportivo, brillosos, azul eléctrico y rayas de chándal a los lados. Otros con el llavero colgando de la trabilla del pantalón. Ellas con su bata para estar fresca por la casa. Chancla, zapatilla de casa, moño y gritos y más gritos.
Cuando esta gente se da cuenta que por venir un mes a la playa tiene que estar pagando derramas año tras año, porque siempre hay alguna papeleta que subsanar, se acaba el buenrollitoveraniegovecinal.

Esta reunión a la que me refiero la hacían en garaje-al aire libre y silletas en corro. Pues paqué contarles. Me enteré de todo.
Entre los asistentes había una mujer de raza calé, o gitana...que no es por meterme con los gitanos, pero que la que gritaba era ella...con esos pechos talla 210 ¡imagínense que caja de resonancia.! Y ella gritándole a la jefa de escalera (menudo marrón) ladrones, más que ladrones, que yo ya he pagao. Y la jefa..:"que no has pagao y no me grites". Y la señora gitana: "Sinvergüenzas", "Estafadores"... A la señora gitana le cuesta andar y ahí que llevaba ella su bastón, que elevaba amenazante. La pobre jefa de escalera: "que no me des, que no me toques, que no me toques".
Hicieron falta municipales, policía local y todo se zanjó con la maldición de la señora de raza calé: "Que el señor te busque la muerte".
Yo sí que me quedé muerta. Así que ni muerta ni viva me veo yo en una reunión de esas y encima de jefa de escalera. Y el año que toque en mi vivienda habitual me exilio a Honolulú y que apenque otro, que yo no le hecho ningún daño a la humanidad.

lunes, agosto 16, 2010

Pilates en la arena

Mi hijo-despertador interpretando al joven Hamlet

Mi hijo-despertador interpretando al joven Hamlet"



Ya, ya sé que estos días el blog de Lola se podría titular algo así, cuitas de una mamá maruja. Aquí, entre tesis, ventilador, niño que se aburre y todos los quehaceres juntos de una mami: comidas, compras, entretener a super Gonzalo, inventarme cuentos que su mente privilegiada considere aptos..(es lo malo de tener un hijo tan listo), inventarme juegos a cubierto para no tener que estar en la playa full time y administrar su tiempo para que haga algo creativo, además de los deberes...y etc, etc..
Me he perdido, ah, sí, que entre la tesis y esos quehaceres, de cuando en cuando, surge una perla. La última fue hacer pilates tempranico con la arena de la playa. La profe se llama Laly, creo. La clase ligth y apta para todos los públicos pero...no nos engañemos, la playa queda muy chula en las postales, pero para hacer gimnasia --sobre todo ejercicios de suelo-- es algo molesta. La arena, el sol, más arena, la toalla que desaparece entre la arena y ella: "el centro bien activado". O sea: meted las tripas vacasburras y nada de comer churros tras la clase.
Pero muy bien, oyes...y gratis, que para algo que es gratis no le voy a encontrar los defectos.
Por la tarde descubrí el gimnasio del Thalassia. ¿Lo mejor? Que no hay nadie. La menda se corrió media hora en la cinta y otro cuarto de hora en la bicicleta elíptica, hice remos y luego, a los chorros. Así que la tesis se queda para la media noche en adelante. Y todo es perfecto, si no fuera porque la encantadora y melodiosa voz de mi hijo me dice : "mami, hola mami, buenos días"...a las ocho de la mañana (me acuesto a eso de las 03,00)
Pero el verano es asín...encantador y a mi hijo me lo como a besos...da igual que no duerma. No hay nada como un niño que te dice mami con esa vocecita de azúcar. Al menos alguien me quiere en este mundo cruel.

lunes, agosto 09, 2010

Parecios razonables: Encarna Talavera, Marisa Tomei








Yo siempre he pensado que se parecían. Sobre todo un día que la Talavera apareció por la radio con unas extensiones. Ahora lleva el pelo largo de verdad, de verdad.
Con todo mi cariño y que te lo pases fenomenal. Tengo poco cuerpo para cafés y para moverme con esto de la tesis pero te quiero una jartá y ya nos veremos, espero, en septiembre.

martes, agosto 03, 2010

Shup, shup, shu bi rup

]Baños termales de Bolivia...donde también hace calor

Harta de sudar y sudar, me he dicho. Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Y me he ido con mi sobrinísima al Thalasia a darnos una sesión de Aquagym y una hora entera de vapores y agua ¡caliente! pero bien caliente. Y blub, blub lorza arriba y lorza abajo a ver si vamos dejándonos algún gramillo que por el camino. La fellicidad me ha durado hasta que se me ha secado el pelo y he empezado a sudar otra vez.
Yo me pasaría el verano, de verdad, de verdad, Pirineos arriba...pero no puede ser. Que Murcia es estupenda y eso pero en verano...da igual playa (salvo que estés en la mismísima orilla, y no siempre) da igual campo, da igual donde te metas, te cueces de calor.
Para qué lo voy a escribir de un modo más fino. Y así estamos, cocidicos como garbanzos de un cocidito madrileño o montañés.
Así que yo, lo que es yo, me voy a hacer amiga del socorrista de todos los centros termales de esta región tan volcánica, donde el verano parece que nos trae alguna que otra alegría pero también nos trae ese sol de justicia, ese asfixie inmisericorde donde parece que se concentran todos los males que nos aquejan. La crisis es más crisis con el calor. La Administración debe más dinero y paga más tarde con el calor (ya saben ustedes que cierran la persiana) y el paraíso está un poco más lejos cuando el termómetro de la calle marca los cuarentaytantos grados, las heladerías están cerradas y nuestro coche al otro lado de la ciudad.
Lo de entrar al coche a casi 52 grados centígrados ni lo voy a mencionar, sólo añadiré que me identifico mucho con San Lorenzo.
Ea, lo siento, que no me gusta el verano. Y no lo puedo de remedial.