jueves, agosto 31, 2006

Mitómana por la gracia de Terenci


¿Por qué? Ni idea, pero no lo puedo d'evitah. Quizá haya visto demasiada tele, he comido muchos gusanitos Risi, o las neuronas no me dan pa más. Pero asín soy. Una mitómana de tomo y lomo.
Y os lo demostraré. Hoy que ha muerto Glenn Ford, os diré que mi primer objeto de adoración fue Rita Hayworth. Como yo era una patita gorda sin remedio (encima patita cateada a tutiplén) soñaba ser como nuestra Margarita Carmen Cansino. Recuerdo que pusieron un ciclo de sus películas en la 2 (en aquella época era la segunda, sólo habían la primera y segunda). En poco menos de un año me convertí en una experta en Rita. Me conocía de memoria las fichas técnicas de sus pelis, sus fotos maravillosas en Blanco y Negro (ver Rudolf Maté) (con la luz por acá, la otra por acullá), sus tipos de vestidos y peinados que, of course, no podía ni soñar con imitar. Ni era la moda, ni me cabían.De Rita me leí dos biografías una en inglés slang espantoso ( los pillé de la biblioteca de la Facultad de Periodismo) y otra que se publicó en España a finales de los 90 (creo) en la que se detallaban los abusos sexuales a los que fue sometida la Hayworth de jovencita, por parte de su progenitor. Directamente dejé de considerarla un mito para pasar a la categoría de santa.
Otra de mis ídolos ha sido la Streisand que me consta que cuenta con la antipatía de mucha gente. Pero a mí me fascinaba su voz y, desde luego, su personalidad es pintoresca. Me leí tres biografías de ella. Dos en inglés, una en castellano. En uno de los libros directamente la ponían a caer de un burro pero era realmente graciosa. Si todas las cosas qeu se cuentan son ciertas...chapeau! Barbra, siempre los ha tenido bien puestos.
Por supuesto, en la época que todo el mundo escuchaba a los "Hombres G", yo me pirraba por Frank Sinatra. Tengo prácticamente todos sus discos (De la Streisand todos, todos: casettes, vinilos, cd's). La mayoría pirateados pero ¡¡qué me detengan!! También tengo vinilos del año de la polca y algunos "Cd's" comprados legalmente. De Frankie me leí dos biografías, aunque una de ellas la perdí y no conseguí terminarla. Me flipa su pasión por la vida, la forma que tuvo de enamorarse "como un becerro" de Ava Gardner (por eso odiaba España, como buen italoamericano nunca olvida, y nunca se le borró de la cabeza los cuernos que le puso con Cabré) y las juergas sobrehumanas que se pegaba con Dean Martin. Lo sorprendente es que con tanto alcohol en las venas y tanta mujer en su cama llegase a los 80 años como un viejecito honorable. Me sigue poniendo los pelos de punta escucharle en muchas ocasiones y sueño repetidamente que me obliga a cantar "Desafinado" (De Jobim, otro de mis mitos sempiternos) y sin ensayar.
En el campo de los compositores más o menos contemporáneos he admirado y admiro con fervor al mencionado Antonio Carlos, a Juan Carlos Calderón (sobre todo su faceta más sinfónica y de jazz) y a Leonard Bernstein. Mi hijo me pide que le cante (destroze) "María" todas las noches.
Durante una temporada me dió por Luis Miguel (Nadie es perfecto, ver anterior artículo). Considero que es un gran artista pero que se está estandarizando demasiado.
Y en cuanto a los escritores ¿qué decir? Todo aquel que consiga terminar una novela ya merece mis respetos pero me encanta otro mitómano (el de arriba) Terenci Moix. Lamenté con profunda tristeza su muerte (con Sinatra me ocurrió igual, ya ves, qué tonteria) . A Terencio nunca le conocí en persona, nunca le entrevisté, pero le debo mi amor por el cine gracias a un programita muy raro que hacía en la tele hace siglos en el que traía a viejas glorias del celuloide. Me encantan sus mujercísimas y sus chulas, más que chulas. Y cuando se pone romántico y habla de Egipto, me fascina, tiene un estilo precioso.
También admiro con pasión a Vargas Llosa y durante un tiempo me encantaba todo lo que escribía Isabel Allende. Lo último no me engancha, lo siento, pero desde "La casa de los espíritus" al "Plan Infinito" todo me gusta. Con Allende me llegué a cartear y la conocí personalmente en Puerto Rico. Y otro maldito, Truman Capote. Lo leí todo menos "A sangre fría".
En fin, en mi santuario hay muchos más, no os voy a aburrir pero ¿Por qué esta mitomanía? Quizá porque he necesitado toda mi vida referentes, o porque siempre aspiro a conocer todas las realidades posibles, del modo que sea, a través de quien sea. O porque, como dice Llosa...Todos necesitamos nuestra porción de fantasía, de sueños en el día a día. Yo en ocasiones lo necesito casi como un chute. ¿Mito - dosis para no morir de impotencia ante una realidad tan gris, tan impuesta como la que tenemos? Es posible. Pero que vivan los que nos hacen soñar.

3 comentarios:

ashbless dijo...

Que vivan. Que vivan los mitos, los dioses y héroes.

Pero sabiendo que ellos tambien eran mortales y aunque lo merecieran, recibieron de nosotros la magia, guardate un poco de esa magia.

Elígete tambien como heroina a ratos, y sin caer en la excesiva autocomplacencia, reconocete tus talentos y virtudes.

Eso hago yo al menos... Y sin convertirme en un monstruo de autocomplacencia, me va mejor.

Todos somos mágicos.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Gracis por visitar mi blog.

Tú cara también me suena.

Besos

desmitificador dijo...

Rita Hayworth, Bárbara Streisand, Frank Sinatra...¡qué nivelazo! :D Yo pobre mortal me conformaba con adorar a Olvido Gara, hasta que la descubrí gorda, enana, estúpida y sin voz, hundiendo el escenario de la Plaza de Toros de Murcia ante quince filas de bujarras histéricas. Se me rompió a cachos el cromo de la bruja Truca.

Haciéndome digno a mi apodo, actualmente procuro desenamorarme rápidamente de todo lo que considero inteligente, más que nada por evitar la esclavitud que supone ser devoto de una musa (Érato, Euterpe o Talía) y la sensación de caída en el barro que se traduce cuando te das cuenta que eres un admirador más entre mil millones. ¡El desprecio de los dioses es terrible! Y si no, que se lo pregunten a Sísifo.