martes, noviembre 07, 2006

Chicas, tenemos un problema


Tacones de aguja y aceras. Binomio imposible. ¡A ver cómo diántres solucionas este problema, Manolo (Blahnik)!. Porque culpa tuya es que se hayan impuesto los stilettos y nosotras andemos todo el día como la gallina Caponata, intentando no darnos el batacazo. No porque no sepamos movernos en los high heels, sino porque éstos se clavan en las juntas separadas de las aceras o en los desagües de las alcantarillas. Una va, con ese porte de mujer hecha a sí misma y realizada y ¡Zaca! Te quedas con el pie desnudo en el aire y el tacón hincado entre esas maravillosas juntas que te hacen polvo los zapatos, por no hablar de la moral. A ver, chatas, a ver quién nos ahorra la vergüenza de tener que volver sobre nuestros pasos a la pata coja a rescatar los chapines.
Así que, Manolo (Blahnik), desde aquí te lo digo (plagiando descaradamente a Elvira Lindo) ¡Una solución quiero! ¡Que no puede ser hombre! Que te dejas 80 euros en los zapatos y a la semana tienen más arañazos que la niña de "El Exorcista." 80 euros, por que me niego a comprarme unos Manolos, que de los 300 no bajan.

11 comentarios:

Landahlauts dijo...

Como diría Doña María, aquel personaje radiofónico... son aceras hechas de espaldas al pueblo.

Anónimo dijo...

Troman. Elotroladodelespejo.

Los zapatos que muestra realmente son muy bonitos, pero están mal realizados (entiendo algo del tema). El uso habitual de zapatos de tacón no sólo produce mas cansancio, también provoca un desequilibrio biomecánico de la marcha, crea tensiones en los músculos de las piernas y de la columna vertebral, ocasiona daños en la planta del pie, dolores óseos (metatarsalgias), e incluso acorta el tendón de Aquiles, por lo que dificulta que se vuelva a usar un zapato plano. Es una pena ¿verdad?

LOLA GRACIA dijo...

Troman, qué me vas a contar...Pero como soy tan bajita suelo llevar tacones...Aunque no tan altos. Oye, no conocerás a buen traumatólogo ¿verdad?

Anónimo dijo...

Troman. Verás, si te fijas en la fotografía que incluyes, la puntera del zapato se apoya completamente en el suelo. Ello provocará a su dueño que tropiece de forma muy frecuente. La puntera del zapato tiene que estar elevada respecto al suelo, formando un ángulo que se conoce como "quebrante de puntera". Este ángulo está directamente relacionado con la altura del tacón (a más tacón, más ángulo)y evita tropiezos. De todas formas, es un zapato muy bonito.

Tienes los mejores Traumatólogos de España (salvo mejor criterio en el Hospital Morales Meseguer y en La Arrixaca (se encuentran incluídos en el Top Hospitales 2006).

Saludos

LOLA GRACIA dijo...

Me tienes pasmada, chico, o chica, sí que sabes de zapatos. Son unos Manolos, claro. Son muy bonitos...A partir de ahora me fijaré siempre en el "quebrante de puntera"

nancicomansi dijo...

Yo he renunciado definitivamente a los tacones de aguja para diario. simple practicidad y estética, lo que dices tú, la verdad es que no veo nada armoniosa esa manera de caminar como un pato y tambaleandose una cada dos por tres. Que no. Los "stilettos" son para ir de casa en taxi y del taxi a la fiesta, sin pisar una acera ( bueno, luego está la opción de la alfombra roja, pero es un poco cara, la verdad...). Para el dia dia, prefiero ir chula pero cómoda ( Poder, se puede). En este mundo de Dios nunca se sabe cuando hay que echar a correr...además, estamos las de "zancada" grande, como la mia...Besos.

nancicomansi dijo...

Yo he renunciado definitivamente a los tacones de aguja para diario. simple practicidad y estética, lo que dices tú, la verdad es que no veo nada armoniosa esa manera de caminar como un pato y tambaleandose una cada dos por tres. Que no. Los "stilettos" son para ir de casa en taxi y del taxi a la fiesta, sin pisar una acera ( bueno, luego está la opción de la alfombra roja, pero es un poco cara, la verdad...). Para el dia dia, prefiero ir chula pero cómoda ( Poder, se puede). En este mundo de Dios nunca se sabe cuando hay que echar a correr...además, estamos las de "zancada" grande, como la mia...Besos.

Anónimo dijo...

Troman. No es cuestión baladí el "quebrante de puntera". En el siglo XIV no habían "manolos", pero sí "polainas". La "polaina" era un calzado que poseía una punta extremadamente larga y afilada que alcanzaba los 50 cm de longitud. Para andar sin tropezar (es decir, para forzar al máximo el "quebrante de puntera"), era necesario sujetarla a la liga con una cadenita de oro o de plata.

Pero la moda de hoy, donde el continente es mas estrecho que el contenido, ha sido también la de otras epocas, así en los tiempos de Enrique IV, los elegantes debían de permanecer una hora con los pies en agua helada antes de enfundarse las botas.

Un consejo muy importante para probarse unos zapatos:no hay que hay que hacerlo en posición sentado (el pie es mas corto), sino "de pie" (el pie se alarga cuando está soportando el peso del cuerpo).

Saludos

Sintagma in blue dijo...

Qué difícil es ser mujer... ayss.

LOLA GRACIA dijo...

Troman, la pregunta es obligada ¿CAómo diantre sabes tanto de zapatos?

Anónimo dijo...

Troman. He estudiado Ergonomía. Dentro de este campo, durante una época me dediqué al estudio del diseño del zapato infantil (nunca le compres botas a tu hijo, atrofian la musculatura de la pierna e impiden el desarrollo normal del tobillo). Conozco algo el mundo del zapato.

Saludos