viernes, noviembre 17, 2006

LA LISTA NEGRA


No sabe cómo fue. Cual de sus miradas sentó mal, qué comentario hirió la susceptibilidad del poderoso, de los encumbrados con suerte, de los que se dedican a hacer tachones encima de los nombres de las personas: Pepito Pérez, un inútil; Jacinto Narváez, un pedantorro, no me gusta ¿Y esta? No sé quien demonios se ha creído que es pero vamos a bajarle los humos a esta chulita insoportable y contestona.

¿Qué fue aquello que dijo?¿Qué no dijo?¿Por qué a mí?

"No basta con ser inofensivo, encima te obligan a ser servil y eso no me va --caviló--Quizá por eso estoy en la lista negra. Por eso esquivan mi mirada, cambian de acera para no saludarme, me excluyen de sus proyectos, ignoran mis comentarios y mi existencia, hasta convertirme en invisible".

Sara se imaginó a sí misma como una esquizofrénica. "Quizá me esté volviendo loca. De aquí a la manía persecutoria hay sólo un paso". Pero también se imaginó a ese puerco de fosas nasales abiertas como un cerdito a punto del matarile y concluyó que prefería estar en su lista negra. Casi era un orgullo. Evítame, ninguneame, hazme luz de gas. Hazme grande. Quiero estar en tu lista negra.

Imagen: Take oneself too seriusly
Graham Knuttel

7 comentarios:

Reality Bit dijo...

Sí, sin duda es un orgullo estar en la lista negra de gente cuyos principios en la vida son contrarios a los tuyos. Porque otra cosa sería casi repugnante.
Saluditos apretados

Landahlauts dijo...

Para estar en la lista de perritos falderos sin dignidad...
Lo malo es lo del curro. :)

Más vale una barriga vacía sintiéndote digno, que llena y sitiéndote una basura.

Rafael Arjona dijo...

Me apunto a la lista negra, creo que nunca he estado en una, algo debo de estar haciendo mal.

LOLA GRACIA dijo...

Javier...Yo siempre me he resistido a creer en las listas negras...Pero haberlas hailas (no sé si lo escribí bien) Quizá lo estés haciendo bien, Rafael. Yo reconozco que soy muy bocazas y eso me ha hecho ganarme la antipatía de gente sin comérmelo ni bebérmelo. A veces agredo sin querer, o digo cosas que no gusta escuchar...Pero...como diría Alaska, yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré.

LOLA GRACIA dijo...

Javier...Yo siempre me he resistido a creer en las listas negras...Pero haberlas hailas (no sé si lo escribí bien) Quizá lo estés haciendo bien, Rafael. Yo reconozco que soy muy bocazas y eso me ha hecho ganarme la antipatía de gente sin comérmelo ni bebérmelo. A veces agredo sin querer, o digo cosas que no gusta escuchar...Pero...como diría Alaska, yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré.

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Qué es mejor, estar en una lista negra o en una de ignorados? Yo casi me decido por la última, pero ambas son una putada, no?

LOLA GRACIA dijo...

No hay lista negra qeu pueda con las personas auténticas. Eso creo. Eso quiero creer...Es el camino más difícil pero el único que merece la pena...Ser uno mismo. Qué cosa tan complicada!!