domingo, diciembre 03, 2006

La herida de San Juan de la Cruz

“Quien te dice que ausencia causa olvido, mal supo amar.
Porque si amar supiera ¿Qué la ausencia?
La muerte nunca hubiere las mientes de su amor adormecido.
Herido es el amor tan penetrante que llega al alma
Y la tuya fue flecha de quien la mía dichosa fue herida.
No temas, pues, en verme así distante;
Que la herida una vez hecha, siempre,
Siempre y doquiera será herida”

8 comentarios:

Sintagma in blue dijo...

Divino maestro, sin duda.

LOLA GRACIA dijo...

Sí, me parece alucinante...y eso que era clérigo... y se supone que andan lejos de las pasiones, salvo de la pasión por Dios. Y se supone que esta herida habla del amor divino y no humano...

Anónimo dijo...

They say that "Time assuages"-
Time never did assuage-
An actual suffering strengthens
As Sinews do, with age-

Time is a Test of Trouble-
But no remedy-
If such it prove, it prove too
There was no Malady.

-----------------------------

Dicen que "El Tiempo Cura"-
Pero nunca ha curado-
Un sufrimiento real se hace más tenso
Como sucede a los Tendones con la edad.

El tiempo es la Prueba del Desasosiego-
Mas no el remedio-
Y si tal cosa prueba, tambien prueba
Que no hubo Enfermedad.


Emily Dickinson
(traducción de María Ardanaz)


No sé, uno me recuerda al otro. Saludos.


Carmona Dixit.

Juan Taupaco dijo...

De hecho, como sabeís, el amor a Dios de los místicos siempre se ha considerado un amor más "humano-humano" que "humano-divino". El texto es muy emocionante, sin duda. Hace sangrar las heridas de cada cual; después de leerlo, me he pasado un buen rato lamiéndome mis propias heridas (y yo que creí que estaban cerradas...)

Muchas gracias.

LOLA GRACIA dijo...

Carmona, preciosa tu aportación de Emily Dickison...Gracias!!

Tapauco
Creo que el gran arte siempre nos hace sagrar alguna herida

José Manuel Martínez Sánchez dijo...

Me encanta San Juan de la Cruz. Es el mejor poeta místico que he leído. ¡Qué delicia estos versos!

Teófilo dijo...

Amigos:

San Juan de la Cruz no nos habla de una herida doliente que apena al alma y quita vida a la vida, sino más bien habla de una herida que fue hecha quedando él cautivado por la belleza y hermosura de este precioso tirador (Dios). Ha sido marcado, signado, "herido" por el Amor del Amado. Es ahi donde nos habla de "dichosa herida".
Conquistado si, conquistado por el amor del Amado. Así como flechado, impactado por la bella mirada.
Ojalá nos toque a cada uno de nosotros ser herido así como él.

Saludos!

LOLA GRACIA dijo...

Sí Teófilo. Queda claro que habla de un amor místico pero pone tanta carne en el asador que puede trasladarse a las pasiones humanas de todo tipo. A las pasiones sublimes, claro está, no las bajas.
El verdadero amor imagino que tiene su apartado místico correspondiente pero mezclado con otras sensaciones porque claro, los humanos estamos hecho de carne y huesos.