domingo, febrero 18, 2007

La edad de la inocencia"


Madame Olenska inclinó un poco la cabeza, sin mirarle
-¿Protegida de amarme?
El perfil de la condesa no se movió, pero Archer vio una lágrima rebosar sobre sus pestañas y quedar prendida de la red de su velo.
-Protegida de hacer daños irreparables.¡No seamos como todos los demás! -protestó.
-¿Quiénes son los demás?. No pretendo ser diferente a los miembros de mi especie. Me consumen las mismas necesidades, las mismas ansias.
La condesa le miró como atenazada por cierto terror, y Archer vio como las mejillas se teñían de un leve rubor.
-¿Quieres que...sea tuya una vez...y después regrese a casa?-dijo súbita y osadamente Madame Olenska, la voz baja y clara.
La sangre se agolpó en las sienes del joven.
-¡Mi amor!-dijo sin moverse.
Sintió como si tuviera el corazón en las manos, como una copa llena que el menor movimiento le haría derramar. Entonces, las últimas palabras de la condesa resonaron en sus oídos, y su rostro se ensombreció.
-¿Regresar a casa?,¿Qué quieres decir con regresar a casa?
-A casa, con mi esposo.
-¿Y esperas que yo lo consienta?
La condesa alzó hacia Archer sus ojos llenos de preocupación.


Edith Wharton
Fragmento de “La edad de la inocencia”

(Me temblaron las manos, se me desbocó el corazón cuando llegué a este delirate punto de la novela, leída hace muchos años. Espero transmitiros la misma emoción)

9 comentarios:

George Hazard dijo...

¡Me la voy a leer! Valmont y la edad de la inocencia son dos de mis pelis favoritas.
besos!

Landahlauts dijo...

Yo no la he leído.

No siempre ocurre eso. Hay veces que un libro que te transmitía mucho con el tiempo... deja de hacerlo. Me pasa igual con la música.

Javier Luján dijo...

Ay, el amor y el deseo, que complicados suelen ser. Una situación se ese tipo es difícil de asumir, difícil de controlar. Hagas lo que hagas, ¿qué queda después?
Un saludo.

Mariano dijo...

Hay libros que compensan aunque sólo sea por un párrafo, una escena o una simple frase. Hace poco hablé de eso en mi blog. Desde luego las líneas que has elegido son de ese estilo.

Gwynette dijo...

Dios mio...y que pasó después? tendré que leerla ! espero que se amaran...aunque volviera a casa llena de culpa..

cariños de alcachofa

Alvaro dijo...

Todos tenemos esos parrafos especiales en esos libros especiales. Puede haber sido por el momento en que lo leimos, las circunstancias... No se. A mi me pasa también con las películas. Precioso texto y libro por lo demás.

Un saludo desde el agua

Sintagma in Blue dijo...

La película es realmente deliciosa (y a mí, el protagonista siempre me ha encantado... ejem)

Merce dijo...

Hace muchísimos años que leí esta novela, y hay dos momentos que se me quedaron grabados, los dos al final.

El primero cuando Dallas y Archer estaban en Paris, y Dallas le comenta lo que le había dicho su madre antes de morir, que siempre estarían seguros con el, porque cuando ella (May) le pidió que se quedara, el lo hizo, y el contesto, pero "nunca se lo pedí"

Cuando la leí por primera vez no me gustó el final, ahora lo entiendo y veo que no podía ser de otra manera.

Un saludo

nancicomansi dijo...

Si,SINTAGMA, Yo lo diré claramente: DAniel me "aturulla", me encanta...
El texto es soberbio...transmite una latido de deseo apenas sofocado...esa sensación traspasa épocas, edades, paisajes y clases y géneros, es UNIVERSAL, es único...
Precioso. Gracias, muchas veces estamos faltos de emociones tan básicas como auténticas...