jueves, marzo 29, 2007

Mikhaylo Zubkov¿Arrepentido?


Yo a este tío lo metía ahora mismo en la cárcel y la niña a tratamiento psicológico.
No sólo es la paliza, que podéis ver aquí, sino las que ya le habrá propinado a la nadadora, las que vendrán y la dependencia que va a generar en la chica a este tipo de relaciones malsanas.

23 comentarios:

Alba y Alvaro dijo...

Es que en España se le podría denunciar. Desde luego que si. Y esperamos que no se libre.

Besos desde el agua

Más claro, agua dijo...

¿Y la respuesta de la niña? Típica de la mujer maltratada y llena de miedos.

En Guantánamo cualquier preso es más inocente que este desaprensivo.

Rufus T. Firefly dijo...

Una auténtica barbarie, aunque no sorprende a cualquier que conozca un poco de aquella cultura, sobre todo si ha leido clásicos rusos. "La caballería roja", de Isaac Babel, y y comprendes enseguida que la brutalidad, como forma de relacionarse, ha pertenecido hasta hace bien poco a su acervo socio-conductual. Eso en cuanto a valoración en frio. Personalmente haría que le colgaran bien colgadito de donde yo me sé: ¡la piñata humana!

El buzón de mi casa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan dijo...

De verdadera pena. He visto en la prensa de hoy tres fotos del suceso en cuestión y me resulta incomprensible que, por un fallo en la competición, un padre se comporte de esa manera tan brutal con su hija.

Y, como tu dices, ¿cuantos maltratos habrá sufrido?. Con la que se ha montado no creo que sea capaz de continuar con esa forma de motivar a su hija para ganar una competición.

Mariano dijo...

No echemos balones fuera, que en España hay mucho de esto. Yo he trabajado con niños deportistas y sus padres, y aquí la violencia es psicológica, que es, al menos igual de dañina. Se ejerce sobre los chavales/as una presión realmente brutal. (No digo que sea generalizado y normal, sólo digo que también pasa.)
Sin duda la auténtica perversión de la violencia es el sentimiento de culpabilidad y dependencia de la víctima.

Ful el Blogcazas dijo...

Muchas gracias por dejar tu comentario en mi blog. La verdad que estoy un poco trastornado, no se si ha sido algo personalmente positivo o negativo, ja, ja, con ese perfil y sentada ahí, al lado de Aberasturi (lo que me divierto con él), contraponiéndose a este servidor, Diplomado en Papiroflexia y escritor de estulticia, que para colmo sale más feo en su foto que tú en la tuya. Bueno, ahora escribiré con más presión pero creo que sobreviviré. Bienvenida.

Ful el Blogcazas dijo...

Muchas gracias por dejar tu comentario en mi blog. La verdad que estoy un poco trastornado, no se si ha sido algo personalmente positivo o negativo, ja, ja, con ese perfil y sentada ahí, al lado de Aberasturi (lo que me divierto con él), contraponiéndose a este servidor, Diplomado en Papiroflexia y escritor de estulticia, que para colmo sale más feo en su foto que tú en la tuya. Bueno, ahora escribiré con más presión pero creo que sobreviviré. Bienvenida.

Landahlauts dijo...

No tiene nombre... y que se vaya de rositas.... menos.

Saludos, Lola, y mi voto de todos los días.

luz de gas dijo...

Coincido con Mariano, es algo demasiado habitual en padres con escasez de muchas cosas, esta actitud hacia sus hijo. Unos estímulos para los niños y, no tan niños cómo éste caso, un saber enseñar valores y valorar lo que hacen, enriquecedor sin duda para los chavales. Patético
Me preguntabas: del Saavedra Fajardo, en el Carmen, fijaté; inauguramos el nuevo, en 6º. Ayer mismo. Saludos y gracias por la visita.

MORGANA dijo...

Gracias por tus palabras en mi espacio que espero consideres ya tuyo tambien.
Por desgracia esta clase de violencia va a continuar, no tiene ningún derecho a lastimar de esa manera, ya bien sea su hija, novia, mujer, hermana, me da igual,
la violencia engendra violencia,
sabrá este hombre lo que significa dialogo? arrepentimiento de que?
No me creo que no vuelva a dañarla.
Me entristeze, me duele, me saca,
estas noticias cada vez las vamos asimilando más y nos sorprenden menos.
Besos.

Valeria dijo...

Las imágenes son tremendas. Creo que al padre-entrenador-agresor le han retirado la licencia, lógicamente. Cuando intenta abrazar a la chica, siente una sensación de rechazo... que delata.

Su "arrepentimiento" y esta pose nueva... no me convence...

Un beso, Lola

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Tienes toda la razón, ese tío se ha equivocado en lo del espíritu de la competitividad, se ha pasado tres pueblos. Lo que no comprendo es cómo, después de que tener por testigo al mundo entero se puede ir de rositas.
besos

nancicomansi dijo...

Muy fuerte...lo vi, lo vi...lo que más duele es la típica postura de la chica maltratada...es una relación doblemente malsana por tratarse de su padre...igual ya está acostumbrada...teerrible...

José Manuel Martínez Sánchez dijo...

No sé, no se debe juzgar a simple vista. Tampoco hay una agresión explícita, sino una disputa bastante acalorada. Saludos.

LOLA GRACIA dijo...

José Manuel ¿Has visto el vídeo? Creo que no hay lugar a dudas de que la empuja, le grita y la zarandea. Y no es una disputa...ella está todo el tiempo agazapada, lo cual de muestra que no es la primera vez que ocurre.La violencia ejercida contra los menores deja un estigma en las personas imborrable. Sólo por eso debería estar penalizada.
Probablemente, esta chica se relacione con chicos que
A) Sean igual de violentos que su padre.
B)Sean todo lo contrario, hombres protectores.
Nunca tendrá una relación normal con un hombre.

Merce dijo...

Creo que es algo más habitual de lo que nos pensamos en el mundo de la alta competición...

una persona dijo...

No sabeis nada de lo que estais hablando. Se puede volver a tener vida después del maltrato infantil.
Lo he sufrido y estoy sana, eso de "nunca podrá tener una relación normal con un hombre no es cierto"

india ning dijo...

Lo de este tío es alucinante. Y probablemente las secuelas que haya dejado en su hija, son irremediables.
¡Qué asco!

LOLA GRACIA dijo...

A una persona:
Si es tu caso, felicidades...Pero coincidirás conmigo en que no es lo habitual y me resulta imposible creer que no condicione la vida, tu vida, de alguna manera. Pero, vamos, superarlo es digno de admiración.

Antona dijo...

Esta gentuza,son unos cobardes,que habia que darles un poco de su medicina
salu2

Joss dijo...

¿Amor o miedo? ¿Estará confundida? ¿o acostumbrada?

DTB

Carlos dijo...

Desafortunadamente, es un ejemplo más de hasta donde se puede llegar en la alta competición con tal de que alguien triunfe. Y también es un ejemplo más del egoísmo, malos tratos,... de un padre a su hija. Por supuesto que es para meterle en la cárcel, pero no sólo por pegarle a su hija sino por el acoso psicológico y presión a la que la habrá estado sometiendo durante, vete tú saber cuanto tiempo, para que compita. Que ese maltrato es mucho peor que el físico. Deja más secuelas.