viernes, junio 08, 2007

La Rabia (reeditado)


Escribo de memoria así que no citaré nombres, salvo el del escritor y profesor Stuart Walton, autor del libro "Humanidad, una historia de las emociones". Se trata de un trabajo de esos que quisieras aprender de memoria, quedarte con un renglón al menos de cada página y donde se combinan con maestría la antropología, sociología, psicología y la historia para repasar diferentes emociones humanas desde una perspectiva global. No sólo aparecen hechos o personajes históricos que demuestran hasta donde es capaz de llegar el hombre en situaciones límite, sino también nos da una pincelada de lo que hace el arte con esas emociones.
Dice Tocquinho que el artista es "una antena rastreadora de la voluntad popular" y, en este sentido, Walton nos recuerda la ira de un Goya muy, pero que muy cabreado, en "Los Caprichos", o la corriente dadá como una, también, expresión de ira hacia el sistema establecido.
La rabia es una buena fuente de inspiración. O quizá, la base, el recipiente, la creciente de una buena pieza literaria, o una canción desgarradora, o una película que nos ofrece esa cara "molesta" que no siempre queremos ver.
Me hago varias preguntas al respecto: de todas las imágenes que ofrecemos a nuestros semejantes ¿qué cara es la más verdadera? ¿Somos tan "agradables" como nos mostramos al gran público o símplemente unos grandiosos hipócritas?. Que poco nos gusta el lado oscuro. Los Dar Vader venden algún refresco de Cola, alguna espada láser de baratillo pero, en realidad, la sociedad nos pide que lo silenciemos siempre. Por tanto, ¿de quién fiarnos más? ¿De quien se muestra tal cual es, con sus desgarros emocionales, o con su genio cabrón? ¿O de los que siempre andan con la sonrisa Profiden? Creo que hay personajes adorados por la gente y que son esencialmente caústicos. Es el caso del Doctor House ¿Por qué gusta tanto? ¿Porque quizá todos somos como él pero ninguno nos atrevemos a demostrarlo, asegurarlo, afirmarlo?¿Porque nos gustaría andar todo el día con esa pachorra insidiosa y hurgándole la llaga al personal pero no osamos, no sea que nos ninguneen?¿Por qué Don Quijote?¿Por qué El Lazarillo?.
La Rabia y el perdedor van de la mano y, en esta vida, el que más y el que menos, se ha sentido jodido, perdido, rabioso y sólo.

14 comentarios:

AVATAR dijo...

He decidido enlazar tu blog desde el mío, si no te parece mal. Si, dímelo y lo quito. Gracias

Saludos.

LOLA GRACIA dijo...

Avatar, un enlace siempre es bienvenido

LOLA GRACIA dijo...

Avatar, un enlace siempre es bienvenido

josejimenez dijo...

lola, en el fondo, te gustaria tener alma de niña.

el mundo es sobrevivir, supervivir.

(en cuanto a lo de jouse)las peniculas son mentira... cuentan sensaciones de otros, vivencias de otros, recreadas artificialmente, te visualizan las sensaciones artificialmente, son mentira.

un libro no tiene horizontes, solo letras.

en cuanto a lo de la hipocresia...
solo actuamos socialmente, algunos sobreactuamos, otros tienen malas actuaciones y parecen mas naturales, por tener malas actuaciones son "marginados".

Antonio Rentero dijo...

La Nueva Trilogía de Star Wars nos atrae menos pq se nos explica pq el malo es como es. Cuando alguien es malo (maleducado, iracundo, irritable, antipático) lo que nos atrae es que nosotros en mayor o menor medida ocultamos esa cara por convencionalismo, miedo o simplemente pq no nos han enseñado a ser malos.

Recomiendo "Hulk" (La Masa) de Ang Lee, que no es una simple peli de superhéroes sino más bien un compendio, tratado con la ahbaitual destreza y maestría del realizador chino, de las emociones que habitan el interior del alma humana.

El cine, como la litaratura o la pintura o la música, no deja de ser una recreación ficticia y forzada de conceptos, sentimientos o estímulos, pero a veces termina generando comportamientos o reflexión.

carlitos dijo...

Un punto de vista diferente...

Quizas nos guste House, no solo por envidiar su ácida sinceridad, si no porque todos, en mayor o menor medida, hemos sido pacientes y enfermos, y todos nos hemos encontrado con encorsetados medicos petrimetres que desde la soberbia disimulan sus amplios y demostrados desconocimientos. Encontrar un personaje que asume sus "desconocimientos" y que busca la verdad de la mejor manera que puede (experiencia madre de la ciencia) es, al menos atractivo.

Un saludo

Merce dijo...

Lola, me han pasado un meme, ya sabes una de esas cadenas...Se trata de que escribas ocho cosas sobre ti, y se lo pases a cinco amigos blogeros, he pensado en ti, porque estoy deseando conocerte mejor...ya sabes, no hay obligaciones...ni prisas. Lo siento...

Un beso

suntzu dijo...

Pues a mí me gusta House, porque tengo su misma mala leche muchas veces al día. No queda bien, pero es así. Creo que al cabo de un día podemos ser muchas personas distintas (incluso sin ánimo de ser hipócritas, simplemente como ejercicio de adaptación al entorno). Todos tenemos un poco de Heidi y de Vader. Y creo que eso es bueno si sabemos cuándo y con quién debemos sacar cada uno de los lados.

LOLA GRACIA dijo...

Chicos
El nivel de este blog ya me soprepasa...quiero decir, el de sus visitates..juarrr,
A ver
Suntzu, completamente de acuerdo...Hay días que todos podemos tener un poco de mala milk, o mucha...incluso yo en ocasiones soy deliberadamente desagradable pero siempre con gente que se lo merece je,je.
En fin. Se pude intentar ser amable pero hay días, esos días que todos tenemos ¿no?

José..no pongo a House de ejemplo de nada..O sí...Aunque la ficción siempre es ficción muestra muchas veces cosas auténticas del ser humano.

Antonio. Chiquillo, tú eres un libro abierto, me ca en diez...Absolutamente d'accord.

Ah,Carlitos...qué poca gente sabe asumir sus errores. A todos nos cuesta.

Tamaruca dijo...

Y tanto, completamente de acuerdo en lo que apuntáis. De hecho, creo que una de las consecuencias de ésto y que dispararon el fenómeno blog o internet en general, es que muchas personas digamos reprimidas (qué mal suena) se atreven a mostrar en la red su lado oscuro desde la falsa seguridad que les otorga el anonimato.

Un besito, Lola.

Beauséant dijo...

la rabia es vida, claro que si, rabia es lo que te hace levantarte por la mañana, la rabia es lo que te impulsa a ser un poco mejor.. sin rabia no habría nada, y seguramente la raza humana habría desaparecido hace mucho.. el problema es cuando no sabes regularla ;)

txe dijo...

el dr. house es un trasunto de sherlock holmes, dicen, adicto a la química y mas interesado en resolver enigmas que en hacer el bien. Me gusta eso que dices de vender imágenes: las posmodernidad se basa en eso, en la profusión de imágenes, no solo en la pantalla -el grado más alto de la abstracción- sino también de forma metafísica. Los hologramas, me dicen en mi asignatura de Optica Cuantica, son imagenes tridimensionales originadas en una placa bidimensional. Stephen Hawking, buscando soluciones a las ecuaciones de einstein de la relatividad general se encuentra con que el universo puede ser una proyección cuatridimensional de un mundo en ¿24? dimensiones. Así también nosotros.

En fin, que se me cansan lo dedos. Hasta más ver.

George Hazard dijo...

El doctor House nos encanta en la pantalla de la televisión, pero, ¿lo aguantaríamos viviendo en nuestra casa?
Yo, personalmente, prefiero a la gente que se muestra tal cual es. De una sonrisa continua no me fío.
Besos!

MentesSueltas dijo...

Interesante tu opiniön... La rabia es una buena fuente de inspiración, quizas se nota más, en muy fuerte, pero tambien inspira el amor...

Te abrazo.
MentesSueltas