jueves, noviembre 29, 2007

Raúl


Raúl dormía. Prendas esparcidas por la habitación, colgadas como de un tendedero chalado. Aquel horrible póster de un héroe de videojuego; el olor rancio de las deportivas una vez machacado un día entero con ellas. Y así, dormido, lo contemplaba Claudia con la puerta entreabierta, vigilante, no se fuera a destapar. Y arroparlo como cuando era un bebé. Pero el nene había crecido, decía palabrotas y era absolutamente ingobernable. Claudía vivía acompañada tan sólo de su hijo hacía tanto tiempo, que el paso de los días era una madeja deslabazada. Y el niñito había heredado alguna tradición bárbara, mamada en sabe Dios qué genes endemoniados, y acudía con asiduidad al grito, la violencia. Con su propia madre (más feo que pegar a una madre se repetía Claudia cuando amenazaba el moretón). Esta semana no iba a clase. Expulsión. Obligó a una chica a hacerle una felación para que sus otros amigotes lo grabaran con el móvil.
¿Y qué hago con este cabronazo, sangre de mi sangre?
Recordaba Claudia cuando en la infancia se acurrucaba, cansado, bajo su regazo. Ella no entendía qué había hecho mal. Quizá todo. Excesiva atención, mimos y regalos inmerecidos los días que se ausentaba por el trabajo para aliviar su mala conciencia por no ser una madre millonaria y tener la obligación de ir a trabajar todos los días.
Ahí, dormido, hasta se le antojaba inofensivo, pero ella ya lo tenía todo pensado. Cambiaría la cerradura, o se marcharía a vivir a alguna pensión y que se las apañase sin mamá ¿Tendría el valor? Tal vez no, tal vez acabaría en un centro de menores, en la cárcel o haciendo desgraciada a otra mujer de por vida. Pero Claudia en ese momento decidió que no quería verlo. Cerró la puerta de la habitación de aquel Raúl adolescente y se fue a la cama. Pensaría en las opciones y por la mañana, por la mañana decidiría qué hacer.
Imagen de m(Y)cheila's photos.http://flickr.com/photos/la_ypsilon_u/

11 comentarios:

armstrongfl dijo...

Muy certero, incisivo.
Armstrongfl cree que el adolescente es el último responsable de sus actos, siempre.
La madre, y el padre deben hablar con él y hacer que se enfrente a un espejo, hacer que se sincere consigo mismo y que, si es buena gente, vaya a disculparse con la chica y se ofrezca a ser su amigo para siempre.

Luna Carmesi dijo...

Pusiste la etiqueta de RELATOS...
Desgraciadamente tambien podriamos poner la etiqueta de REPORTAJE.

Besos.

CurroClint dijo...

Una desgracia, tan real y abundante que tira de espaldas...
Las madres inocentes de hijos salvajes... Todo tiene su límite.
Incisivo post.
Besos

AULLIDOS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
by Alex dijo...

Cuantas veces he pensado en esas madres, intentando "disculpar" todas las perrerias de que son capaces sus hijos.....
Hijos que violan....matan....pegan y roban a sus propios padres....
Entonces pienso, como actuaría yo si uno de esos cabrones fuera mi hijo.....y dejo de pensar en ello, para no quemarme la sangre....
Pero sigo sin entender, que se pueda disculpar a alguien así....aunque sea tu hijo.
Tema complejo el de hoy, Lola.
Besos desde el norte

josejimenez dijo...

este tipo de txavales tienen un adjetivo, no tienen desviaciones psiquiatricas, no tienen deficiencias materiales, aunque son hijos de su tiempo, mas ke de la madre que lo tapa... son unos

"peazos de hijodeputas"

LOLA GRACIA dijo...

Luna: realmente me he basado en una noticia que salió en El Mundo el pasado sábado. Luego me he inventado la historia de la madre.

Gracias por vuestras opiniones, siempre tan ricas. Desde luego no me gustaría nada estar en la piel de una de esas madres.

El buzón de mi casa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gwynette dijo...

Yo también he pensado en los padres cuando este montón de descerebrados graban palizas y guarradas varias y tienen el hígado de colgarlo en youtube para regodeo de su peña...
Que hicieron mal los padres?..como nadie nace enseñado para este oficio, pienso que hicieron lo que pudieron creyéndo que lo hacían bien -salvo la excepción de padres problemáticos por alcohol, drogas, etc-. No será que la sociedad es cada vez es más decadente y ellos en su desconcierto eligen ídolos de pacotilla?.
Miedo me da !

Besos

txe dijo...

dulce primavera de la adolescencia, las formas y las cosas muriendo...

Valeria dijo...

Qué hizo mal?
Seguramente los padres somos excesivamente permisivos (entremos todos y que salga el que pueda) pero en ningún caso eso nos responsabiliza. Un adolescente sabe perfectamente cuando hace daño gratuitamente a otro...
Dificil, muy dificil.
Un beso, Lola