martes, enero 08, 2008

Batacazo


Fue algo tonto. Un tacón en un día de lluvia. Un resbalón sobre un tramo de escaleras. Te deslizas como en un tobogán sobre los peldaños de granito. Una chorrada. Le pasa a cualquiera. Pero te pilla en un mal día. A pesar del golpe sigues, has de seguir, tienes miles de cosas que hacer pero pasan cinco jornadas y todavía te duelen los cardenales como si fueran vírgenes enlutadas en casa de doña Bernalda Alba. La quemazón física se trasforma en psicológica y se apodera de ti un sinsentido despiadado. Sabes que pasará, siempre sucede igual, pero cuando llega te crees que es para los restos, y esa eterna soledad, de la que no te libra ni la madre que te parió, te hace desear cosas horribles. Finales abruptos, celdas de aislamiento. Y pasará, te repites, pero hay ocasiones en las que el frío te cala tan adentro que tiene vida propia, más que la propia vida. Y se junta el final de una época con el inicio de otra y te da una pereza terrible coger otro papel en blanco. Al mundo le quedan infinidad de ellos pero tu lápiz está en las últimas. Quizá sea cuestión de emborronar el último lienzo a ver qué pasa. Pero duele ¡Como duele todo el tiempo!.

La foto (great!) es de Lee Jenkins, por gentileza del Blog de Patri
Lo encontráis en "enfilados" (que no me sale lo de los hipervínculos)

21 comentarios:

Beauséant dijo...

en esos momentos estas sólo aunque te rodee una multitud, quizás porque nos recuerde que esos dolores de ahora, sólo son un pequeño anticipo de todos los dolores por llegar, y de como tendremos que afrontarlos solos..

quizás..

Doncel dijo...

Un beso desde mi colina, que sólo es de sueños. Gracias por tu visita., Me gusta tu blog y tu nombre.
Antonio

Míguel dijo...

que sepas q no sabia de ti, pero a partir de ahora leeré tus dos blogs.
jeje

un beso.

Sombras Chinescas dijo...

Cuando no se es capaz de enfrentarse a un folio en blanco, lo mejor es parapetarse tras uno escrito.

A mí me funciona(casi siempre).

Saludos y enhorabuena por el blog.

Nacho Cuevas dijo...

Y nos caemos, y aún pensando que estamos solos levantamos la cabeza para mira a derecha e izquierda para mirar si alguien nos ha visto caer y se ríe de nuestra desgracia.

Lo bueno es que esa persona que se ríe nos tiende la mano para ayudarnos a levantar, a escribir...

Celestino dijo...

Más viejos son los caminos y siguen echando polvos.

Una calma precede a una tormenta y siempre a una tormenta le llega la calma.
Se puede contar hasta diez o hasta diez mil, se puede romper el otro tacón, se puede quemar el papel o se puede gritar al viento..pero siempre, siempre se ha de volver a poner uno los zapatos ,porque no se puede ir descalzo a continuar el difícil arte de vivir y en tu caso el de escribir....pero has de hacerlo, debes de hacerlo.

Patrick Ericson dijo...

Todos nos hemos caído alguna vez, pero siempre nos levantamos. Y cuanto más alta es la caída, con más fuerza nos alzamos de nuevo para demostrarnos que el hombre es el único animal que tropieza en la misma piedra tantas veces como su ignoranica se lo permita. ¡Ánimo!... pues, como decía aquella canción del musical "Godspell": Por eso jamás olvides que hay un cielo, y que todo acaba bien.

LOLA GRACIA dijo...

Lecciones de vida y gratis...vale la pena un batacazo para aprender tanto
¡Gracias!

Churru dijo...

Se aprende a base de golpes, qué le hacemos, Lola. Un beso y cuidado con los resbalones, guapa.

Alfonso dijo...

siento lo del resbalón, la verdad que eso de aprender a base de golpes no se lleva muy bien, pero parece que es la terapia para curar los males que te acontecen...

Llums dijo...

Te entiendo perfectamente, a mi me pasa mucho. Soy zurda de los dos pies...
Venga, que desaparecerán enseguida!!

txe dijo...

si vives al filo... te acabas cayendo..

Suntzu dijo...

Aquí una experta en estas lides que se solidariza contigo. Espero que los cardenales dejen de doler pronto.
Un beso.

Lola García dijo...

También es cierto que un tobillo roto no dura más de dos meses.
Y yo poco a poco me estoy dando cuenta de que lo que dicen es verdad, el tiempo lo cura todo.
Ya podía el tiempo darnos su secreto.

Besos,

Lola.

Luna Carmesi dijo...

Los tacones rotos se pueden arreglar casi siempre... A veces te planteas si vale la pena pagar el arreglo y no comprar un par de zapatos nuevos. Incluso si son iguales.
No sé si me explico.
:)

Patri dijo...

VAYA......hoy me debería de tatuar tú texto a la piel.!!!!! Tomo nota princesa. Por cierto, mil gracias por el link!!!! Un abrazo. Eres un solete.

Sintagma in Blue dijo...

Mejor sería aprender de la ternura.

besitos, mi niña

coco dijo...

Pues a emborronar lienzos. A liar silencios pa fumarlos. Y a verter olvidos pa beberlos. Agitados, no batidos. Ven, querida, que te mimo.

Landahlauts dijo...

Batacazos da la vida siempre. Pero hay que saberlos asumir, aunque duelan.

Saludos, Lola!!!!!

Mariano Zurdo dijo...

Estoy con sintagma. Es cierto que se aprende de los tropezones, pero de vez en cuando ya se podía aprender de los avances...
Besitos/azos.

Tamaruca dijo...

¿Ya pasó?


:*