martes, febrero 05, 2008

Bryce, el 6 de febrero en Molina de Segura


“Esperaba esos uniformes azules, eso cuellos blancos y almidonados, donde para él, se concentraba toda la bondad humana. Estaba dispuesto a protegerlas a todas, a amarlas a todas, pero no sabía cómo. Esas colegialas que ocultaban sus cabellos bajo un gracioso gorro azul, eran dueñas de su destino. Se moría de frío: ya iba a sobar el timbre. Y cuando sonara, sería como siempre: se quedaría estático, casi paralizado, perdería la voz, las vería aparecer sin poder hacer nada por detener todo eso, y luego, en un supremo esfuerzo, se lanzaría entre ellas, con la mirada fija en la próxima esquina, el cuello tieso, un rito ahogado en la garganta, y una obsesión: alejarse lo suficiente para no ver más, para no sentir más, para descansar, casi para morir. Los pocos días en que no asistía a la salida de ese colegio, las cosas eran aún peor”.
(Las notas que duermen en las cuerdas)
Biblioteca Salvador García Aguilar
Carretera del Chorrico, 44
Molina de Segura
20,00 horas

8 comentarios:

Pat dijo...

Sino se rompe la noche....allí estaré!!!

besicos

Max dijo...

Lástima y envidia sana la que siento ¡Vive Dioss!! (que está en todas partes)
a mí, me pilla un poco lejos por desgracia.

Un placer visitarte.

Ksss Felíz carnaval

Marta PC dijo...

Yo también andaré por allí.

Besos.

nomesploraria dijo...

JO, vaya juergas literarias os montáis allí abajo. Un día regreso a la tierra de mis ancestros a ver si se me pega algo.
(me encantaría estar, de verdad)

brigate dijo...

Te noto activa Lola :-) no paras.

Luna Carmesi dijo...

No te pases con el cava ni con el canapé... Lo sé en los anuncios de perfume la fotografia lo arregla todo... pero no te pases.

;-)

Pat dijo...

Se me rompió la noche y no pude asistir...muchas cosas en contra y el atasco camino a Molina también:-(

Espero una crónica y poder atender a la siguiente

Besicos

claurus dijo...

Estuvo fenomenal. Un fantástico mentiroso, gran contador de historias y de anécdotas. Además en mi caso fué un buen cierre para un miércoles de perros, el día ya no me pareció tan horrible después de escucharle.