lunes, marzo 17, 2008

Underthesea


Es un sol de Eduardo Manostijeras. Vista aérea de la urbanización. Ababoles surcan los aires. Las nubes se levantan y hay un preludio de dolce far niente. Una vida a cámara lenta. Unos grilletes que te impiden avanzar. Hoy, mañana--varios días--quisiera cerrar los ojos y no pensar en nada. Pero hay que luchar contra la astenia o te come el tiempo. Ese lobo de mirada depredadora. Y todo pasa. Y rezas para que pase, pase...pero después de una viene otra. Nanosegundos bajo el agua. Silencio espectral. Nanosegundos y emerjo con la mente fresca. Quiero ese lugar, donde el tiempo pasa más despacio ¿No era relativo? El mismo tiempo, bajo el agua, en mi burbuja...elástico, amoldable. Mientras todos descansan, devoraré espacios infinitesimales. Y volveré a la carga.

14 comentarios:

Camille Stein dijo...

El tiempo es como un chicle, absolutamente relativo. Y también poderoso cuando se nos apropia. El tiempo sin domesticar, indisciplinado, nos da siempre sorpresas. Devora esos microespacios de microcosmos, a tiempo, aunque sea a destiempo. Besos.

Javier dijo...

Eso, es tiempo de cargar las pilas, de hacer cosas diferentes en estos días de relativa tranquiladad, descansar no en la quietud sino en realizar aquellas costumbres que algún día tuvimos.

besos y feliz puente.

Sintagma in Blue dijo...

Dulces burbujas en las que cobijarnos.

Antonio Rentero dijo...

Descansa que te lo mereces y vuelve con renovadas fuerzas, que igual no hacemos méritos suficientes como para merecerte, pero te lo agradecemos igual.

armstrongfl dijo...

"Cool", Lola, en todos los sentidos

sushi de anguila dijo...

Una manera sensacional de describir esa necesidad casi aplastante de desconectar, de cargar bater�as cuando la ocasi�n lo permite, la misma que tantas veces hemos padecido los que trabajamos en el estresante y absorbente mundo de la comunicaci�n. Es tambi�n la perfecta evocaci�n de c�mo la inmersi�n en el agua contituye un magn�fico refugio de soledad, aunque limitado por el aire que alberguen nuestros pulmones, un espacio de �ntima reflexi�n, de ruptura total; lo m�s parecido que hay en la tierra al mudo, inh�spito y aterrador espacio exterior que nos mostraba Kubrick en '2001. Odisea en el espacio'.
A veces creo q me gusta tanto nadar y nadar en la piscina porque te brinda esa siempre necesaria oportunidad de practicar el autoautismo mientras que ejercitas los m�sculos. Besos, Lola, y disfruta a tope de tu bien ganado descanso...

Víctor Álvarez dijo...

Todo se mueve,nada nos espera.
Un saludo!!

coco dijo...

Anda, querida, llévame.

LOLA GRACIA dijo...

No sé vosotros, pero no es que vaya a tener tiempo de descansar mucho...aunque rebuscaré tiempo en el poco tiempo para tomar fuerzas...espero que vosotros disfrutéis todo lo que podáis del tiempo libre.
Un abrazo grande

Luna Carmesi dijo...

Nunca me meti en la piscina con reloj... Por si acaso...
Pero igual tiene buenas consecuencias!
;-)

caramelo dijo...

cerrar los ojos sin querer pensar; imágenes, sonidos, palabras que en el agua se refrescan, se sienten livianas, pero que en la superficie vuelven con toda su contundencia...

txe dijo...

elástico, así es este texto.

O de plexiglás.

saludos

qué es ababol?

Landahlauts dijo...

Es... como la vuelta al vientre materno: silencio, tranquilidad, ingravidez...

karen dijo...

Me falto hacer eso en los días festivos, sumergirme, más que nano, más que segundos, intentar alargar esa pausa líquida...