miércoles, octubre 29, 2008

El lado oscuro


Se dice por los mentideros que el Gobierno Regional ha tenido que pedir una ayuda multimillonaria para pagar nóminas. Que los ministerios no sueltan un duro y que por eso las comunidades se resienten. Tengo amigos con empresas a los que le entregan pagarés a cinco meses vista y algunos trabajos ya no los pagan como antes (ni en tiempo, ni en cantidad)

Ahora, me pongo chulita y me pregunto quién coño nos ha metido en esta crisis. Donde está todo el dinero que han ganado la constructoras y otras múltiples empresas. Me pregunto si el que pegó el pelotazo y se compró un yate, sigue navegando o se dedica a meterse en flotador en las aguas tranquilas del Mediterráneo. Y me respondo que no...que el que tenía el yate puede que sea un moroso del quince, pero su yate que no se lo toquen, ni sus vacaciones, ni la gasolina del yate, por supuesto.

Todas estas maquinaciones son muy básicas. No soy analista financiera pero mi sentido común me dice que todos esos millones que han ganado algunos fabricando casas a 2.000 euros y vendiéndolas a 20.000 tendrán que estar en algún lado y que ésos, y no los contribuyentes que, por no tener, no tienen ni un asesor que les ayude a defraudar a Hacienda, son los que deben pagar el pato, al menos la cola o el pico. Que saquen los millones debajo del colchón y a levantar ES PA ÑA y que se ponga todo en circulación.

Yo no creo que exista la crisis real. Lo que hay es un miedo horrible y ya se sabe, el miedo conduce al odio, el odio conduce al mal y el mal te lleva al lado oscuro.

19 comentarios:

brigate dijo...

Lola, te aseguro, que muchos de esos constructores tienen todo el dinero metido en tierra que ahora no valen nada, o en materiales de edificios que ya no venden, y que hay muchisimos agobiadisimos.
Evidentemente, los yates, cochazos, etc, no tenemos porque echarselos encima, lo mismo que no le echo en cima al señor que tenía un piso de 1€ y lo vendió por 100€.
El ser humano quiere progresar, y en un yate se está de pua madre.

Merce dijo...

Te imaginas Lola, si pudiéramos echar un ojo a las cajas de seguridad de los bancos... bufffff

Más claro, agua dijo...

Llevábamos años escuchando en varios idiomas que la burbuja inmobiliaria iba a petar algún día y que eso sería el caos. Efectivamente, ha petado y esto empieza a ser un caos.

Pregunta estúpida: si ya se sabía de antemano, ¿por qué nadie hizo nada por evitarlo?...

P.D.: Esta crisis está haciendo que me aficione a los yates ("yate pagaré otro día...")

Anónimo dijo...

..."en los mentideros"... jajaja y en lo que no son los mentideros. ¿Y es que nadie critica a los gestores (lease políticos)derrochadores?.

Landahlauts dijo...

Yo creo que sí la hay. Y más aún, creo que hemos vivido una realidad irreal: nos creímos nuevos ricos y país digno del G7 y seguimos siendo un país con escaso tejido industrial y con nula capacidad de invertir en I+D. La crisis nos ha puesto en nuestro sitio.

¿Qué donde está la pasta? Pues... muchos de esos nuevos ricos de los yates están asfixiados, embargados hasta los ojos y escondiéndose para no pagar. Otros... disfrutando de lo que ganaron.

pau dijo...

No es tan fácil.
El constructor gana bastante, pero no tanto.
Imagínate el negocio tal como es...
Un constructor compra un terreno, construye, le cuesta 10 y lo vende por 12 sin los gastos. Con el dinero compra otro terreno, pero ya no le cuesta diez sino doce, ya que todo el mundo piensa que eso es jauja, desde el fabricante de ladrillos hasta el alcalde del pueblo, y lo vende por catorce... y así hasta que se hace rico y entra en el accionariado de una eléctrica que le cuesta mil. Eso aparte del yate, claro.
Ahora bien, en sus cuentas ha ganado mogollón, pero sólo tiene el dinero que el banco le ha prestado por su activo.
¿Qué activo?
Pues un montón de edificios a medio construir y terreno a la espera de ser recalificado para pagar a los antiguos propietarios el diferencial, además de la compañía eléctrica que el gobierno, simpáticamente, le pidió que comprara antes que lo hiciera un alemán.
Lo debe, pero no hay problema porque el banco le ofrece pasta barata en cantidad y todo sube mogollón.
Y un día se levanta para comprobar que los pisos, los miles que tiene y debe al banco, no se venden y su precio cae; que las acciones de la eléctrica que le costaron mogollón, caen un 50%; y que los bancos, aquellos que le prestaban casi a la fuerza, le piden el dinero, puesto que han descubierto que no lo tenían.
Hasta ahora hemos hablado de dinero que nadie toca ni ve, que solo es un papel de promesa de pago. Y si hasta ahora ha funcionado es por una cuestión de fe.
El problema es que la Eléctrica no da tanto beneficio como para valer lo que ha pagado; y los pisos, mira por donde, ya no se venden porque nadie en este mundo puede pagarlos.
Y el constructor rico en papel, con club de fútbol y eléctrica; secretaria para todo, avión y barco; con chofer y guardaespaldas... llama al banco y le dice que él es muy rico, pero que deberá renegociar los pagos y... sin pasarse con los intereses, porque de lo contrario se lo devuelve en forma de pisos a medio construir, terrenos por calificar, barco y la eléctrica contaminante con los de Greenpeace en la puerta tocando los cojones.

Perdona por lo largo del asunto, pero es que me ha salido así.
Te prometo que no se va a repetir.

TEA CUP CLUB dijo...

Mi querida Lola,creo que este problema es universal, si no miranos aca en los estados unidos todo lo que esta pasando.

Me encanto tu blog, te dejo mitacita de te en lo que te sigo leyendo.

Muchos terroncitos de amor y amistad para vos. Cuando puedas pasa por casita

Besos

Veronica Villatoro
Fundadora Internacional

Sintagma in Blue dijo...

Y con la excusa de la crisis muchas empresas aprovechan para cerrar puertas e irse a países en los que se pagan sueldos más bajos.

brigate dijo...

Pau,
lo has explicado perfectamente... ¿de quien es la culpa? para mi de los bancos centrales que intevienen la economía 100%

brigate dijo...

Pau,
lo has explicado perfectamente... ¿de quien es la culpa? para mi de los bancos centrales que intevienen la economía 100%

josejimenez dijo...

los bancos centrales no intervienen en el mercado, solo regulan dos cuestiones basicas que son el precio del dinero y la fluctuacion monetaria.

deberian ser mas intervencionistas, son los reguladores del sistema financieros, mas intervencion de los bancos centrales y mas actualizacion para regular un mercado inter-global.

por otro lado, lo que hay que plantearse es el sistema economico mundial, toda la solucion sigue enfocandose hacia mas productividad, mas consumismo. Esto es un error, debemos enfocar el remonte economica en base a la sostenibilidad economica, sin dientes de sierra (las bolsas suben y bajan diariamente hasta limites insostenibles).

ah... y deberian de plantearse los de los yates, que quizas otra solucion seria meterle fuego al registro de la propiedad.

pau dijo...

Nada... pues hacemos que los bancos centrales se dediquen solo a imprimir dinero cuando el payaso de turno se lo pida. Vamos... lo que la Esperanza propugna y a los EEUU les ha salido tan bien. Y mañana todos con un corralito de euros, pero no pasa nada; la culpa, entonces, será de Chavez no se sabe el por qué.

brigate dijo...

Perdón, pero basicamente, y como lo querías disfrazar... pero el que controla el precio del dinero aquí y en fernando po, controla la economía, y hoy en día ni en EEUU ni en Europa, el precio del dinero lo controla la "economía", más bien lo controlan los burócratas, políticos, economistas... gente que vive muy bien, sin mover un dedo, de lo que el pobre trabajador y empresario trabajan y arriesgan.

pau dijo...

Lo del dinero es diferente.
Creemos que la crisis es debida sólo a un problema financiero, y no es así.
Cuando se habla de economía real y financiera (o ficticia, como realmente es), es porque la segunda nunca ha condicionado en demasía a la primera (sino hablaríamos de una sola economía). Algo sí, cierto, pero nunca de manera determinante. De ser así la crisis ya hubiera estallado hace muchos años, cuando Nixon desvinculó al dolar con respecto al oro o cualquier otro patrón.
Los países exportadores han ido acumulando dólares como si de lentejas se tratase, pero nunca han querido desprenderse de ellos para no romper el equilibrio.
¿Una tontería?
Tal vez. Pero... estamos acostumbrados a hacerlas.
Podríamos decir que en el mundo existen dos monedas: la que utilizamos y la que especulamos. Mientras se han mantenido separadas no ha pasado nada. Ahora el equilibrio se ha roto y ya ves: un lío. Pero de ser sólo eso ya lo habrían solucionado.
El problema de fondo y que todos obvian, es que gastamos más de lo que producimos, y existe todo un mundo que espera tras nuestro.
Cada seis meses hay un millón de chinos más que quieren y pueden comprarse un utilitario, una tele, un frigorífico y una cocina para guisar comida sofisticada, no solo arroz. Y la India, Brasil, Indonesia, Sudáfrica... Y claro, no hay para todos.
El nivel productivo no es suficiente, las nuevas materias aún están en pañales, no hay maíz, arroz, trigo, sésamo, lechugas, pollos... para todos.
En suma: nos ha pillado el toro con los pantalones bajados.
Hacer más dinero equivale a que suban los precios, porque aunque tengamos más euros habrán los mismos pollos, el mismo acero, etc.
Hace mucho que el poder adquisitivo baja y es por eso. A nuestros políticos, que hace mucho perdieron el control, les podemos recriminar que se haya desperdiciado el tiempo sin haber desarrollado la producción de nuevas materias y energías, como la bomba de hidrógeno, fibras de carbono, etc. que ya están inventadas.
Por qué ha sucedido eso?
Por el liberalismo. La enorme avaricia del ser humano cuando deja de estar regulado.
¿El medio?
La explotación exhaustiva de los recursos para conseguir su máxima rentabilidad. -mientras se venda una cosa, no hace falta invertir en investigación ni producir la siguiente. Mejor guardarla en el armario-

Lo siento amiga mía. Intento ser escueto y no me sale.

El éxodo dijo...

Cuando el viento sopla a favor, la mafia económico-política -lo segundo haciendo siempre de mamporrero de lo primero-, no quiere ni oír hablar del Estado, hay que dejar hacer a la economía libre de ataduras. Pero, ¡ah!, cuando llega el tiempo de las vacas flacas, el hijo de... pródigo siempre vuelve a la casa del padre -Papá Estado, que para entonces ya volvemos a ser todos- a buscar su abrigo. Es, querida, el liberalismo -que en política no es más que un eufemismo de libertinaje-, la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas. Eso sí, todos, o la mayoría, tenemos parte de culpa, porque todos o esa gran parte, si no siempre, sí muy a menudo hemos soñado con formar parte de ese grupo selecto de triunfadores tramposos -que se declaran insolventes cuando alguien tímidamente trata de pedirles responsabilidades- que hacen fortuna a costa de la miseria de la mayoría silenciada.

Esto, querida, no, no tiene arreglo.

Abrazos.

armstrongfl dijo...

Lola,Armstrongfl no pudo acudir a la cita anterior, puesto que esperaba encontrar al Duque de Corso.
Disculpe la ausencia.
Saludos,
Armstrongfl

Rufus T. Firefly dijo...

Lo que resulta realmente curioso es algo que leí recientemente, creo que escrito por Josep Borrel. Decía en su artículo que es sorprendente, supongo que por aberrante, que los gobiernos occidentales en su conjunto hayan movilizado casi 2000 billones de dolares para ayudar a entidades financieras a cubrir perdidas y no venirse abajo, cuando con solo 930 millones de dolares anuales se podría combatir la malnutrición en países necesitados o 150000 millones de dolares para solucionar los problemas sanitarios en países en vías de desarrollo.
Es decir, ha resultado sencillo aprobar un gasto que supone un desembolso de dinero público totalmente hiperbólico, pero que irá a parar a manos de banqueros y gestores de entidades financieras multimillonarias. Sin embargo, nunca hay acuerdo para aprobar tales festejos monetarios en ayuda de quiénes realmente lo necesitan. Y no es demagogia, sí es comodidad y aprobación silenciosa de una política que nada tiene de social. Ayudar a los ricos, con indiferencia a los pobres. O los no tan probres. Porque se sale en defensa de quiénes concedieron hipotecas millonarias, pero no en defensa de quienes van a verse embargados.
En definitiva, que mucho se ha concedido, a la ligera. ¿Culpables? Los de siempre, que abaratando el precio del dinero abrieron la puerta a un mondo del todo por la pasta, que ahora ha decidido dejar caer sobre sus forradísimas espaldas la pesada losa de la realidad.

Pilar M Clares dijo...

Exactamente es lo mismo que me pregunto junto a un buen número de mamíferos ciudadanos-as; la crisis la pagábamos desde hace años mientras alucinábamos con el boato y la omniosidad de esos que describes, entre los que están precisamente algunos de los que hoy pagan a tan lago plazo o piden esos créditos. Vaya narices.

brigate dijo...

Lola,
donde estás corazon?