martes, noviembre 11, 2008

MUJER MADURA POSMODERNA


No he podido resistir colgar este artículo de Jesús de la Gándara publicado hoy en EL MUNDO.ES.
La foto es de "El buzón de mi casa" (un beso para todas las mujeres, para ti también amiga del buzón...no se me estreséis)


LA MUJER MADURA POSMODERNA Y SU ESTRESANTE VIDA


En salud mental hay dos premisas que todo el mundo acepta y repite acríticamente:
El estilo de vida actual es estresante, peligroso para la salud mental.
Las mujeres son más vulnerables y por eso padecen el doble de depresiones y ansiedades que los hombres.Pero, ¿son ciertas? Reflexionemos un poco.
Como ya dije en otra entrada, sociólogos y filósofos aseguran que vivimos en la postmodernidad, una "nueva era" superadora de la modernidad, en la que todo ha sido revisado, criticado, renovado, cambiado o desechado. La vida es dinámica y veloz, apresurada y emocionante, ecléctica y plural, innovadora y desencantada, controvertida y contradictoria, formalista e informativa. Todo está sometido al imperio de normas cambiantes y efímeras, dirigidas por el mercado de la imagen, el lujo, el placer y la moda. Impera la publicidad que anticipa la oferta a la demanda, y multiplica las opciones y posibilidades en un mundo sin límites, en el que todo está en la tele, se vende en el hipermercado o se consigue a clic de ratón.
Y la mujer no es ajena a esos movimientos, más bien es su mayor protagonista. Para ella ha llegado la era de las libertades fácticas, el triunfo del "género femenino", pero también la tiranía de la imagen y la moda, la obligación de compaginar eficacia, profesionalidad, maternidad y belleza. La mujer es el sujeto y objeto principal de esta nueva sociología postmoderna en la que el goce, el hedonismo, la individualidad y el hiperconsumo, amenazan la salud mental.
Los "efectos secundarios" derivados de ese vértigo, de ese "miedo a la libertad" que incrementa la responsabilidad, son la inseguridad, la ansiedad y el estrés que amenazan al equilibrio psíquico. Por eso, la mujer postmoderna de edad mediana (30-50 años) parece que sufre tanto. En una encuesta realizada por Terra hace unos años a mujeres jóvenes españolas, se evidenció que sólo el 2% se sentían bellas, el 98% no estaba conforme con su físico y el 67% quería perder peso, aunque sólo el 19% padeciera sobrepeso.
Muchas de esas mujeres afectadas por la "fealdad imaginaria" corren el riesgo de acabar padeciendo trastornos de la autoimagen, anorexias, bulimias o el peligroso "Trastorno Dismórfico Corporal". Otras, sin llegar a tanto, acabarán padeciendo malestar, ansiedad y depresión, al no lograr componer el intrincado rompecabezas de sus hiper-atareadas e insatisfactorias existencias.
Pero, ¿qué sucede con las mujeres mayores? Según otra encuesta de la Universidad Complutense de Madrid para la firma Lancaster, las españolas mayores de 50 años se sienten bastante atractivas (70%), satisfechas con sus logros profesionales y económicos (80%), controlan la comida para cuidarse (90%), hacen dieta (33%), practican ejercicio físico regular (80%) y usan a diario productos de belleza (85%). Es decir, cuidan de su imagen, tratan de mejorar su autoestima y mantener un papel social equilibrado y activo.
Son las "mujeres maduras postmodernas", que parece que se sienten mejor que las más jóvenes, pero que comparten con ellas la preocupación por la imagen y la auto y hetero-exigencia. El precio que pagan también es el estrés, la insatisfacción, la fatiga, la depresión, la ansiedad o las adicciones compensatorias, como la compra compulsiva o la ortorexia. Quizá por eso consumen más ansiolíticos y antidepresivos que cualquier otro grupo de edad o sexo.
En definitiva, nos encontramos ante la nueva mujer postmoderna que representa mejor que nunca el éxito evolutivo de la especie humana, pues son más activas, más inteligentes, más cultas, más sanas, más longevas... Pero, aparentemente al menos, son más infelices, ansiosas y depresivas.
¿Qué podemos hacer? Para empezar, parafraseando a Kennedy, yo les recomendaría que se preguntasen qué pueden hacer ellas por sí mismas, antes de preguntar a los espejos de la postmodernidad qué puede hacer por ellas, no sea que les responda lo que no quieren ver ni oír. Y a los demás, más comprensión y compromiso con el papel de la mujer en la sociedad hipermoderna.

18 comentarios:

Más claro, agua dijo...

"Y a los demás, más comprensión y compromiso con el papel de la mujer en la sociedad hipermoderna".

Si nosotros tuviéramos que ponernos en el papel de la mujer... ¿seríamos capaces de pasar por todo lo que pasáis vosotras?

Casi que obvio la respuesta, ¿no?

;-)

Celestino dijo...

Dos veces leído el texto y dos veces asintiendo con la cabeza.¿Qué podéis hacer las mujeres?.
Saber envejecer con dignidad. Adaptar y mejorar la apariencia de la edad biológica al son de la edad mental que desgraciadamente nunca van parejas.
La mujer por sí sola no podrá recorrer ese camino. Necesita la mano del hombre , y ambos la mejoría de la sociedad.
Luchar por esa igualdad pendiente y el hombre facilitar el camino para ello.
Pero sobretodo ser mujer, ser lo que es, no intentar ser otra cosa.
Desgraciadamente igual que la belleza se apaga, se apaga el subidón del éxito, pues la vida en las alturas suele ser muy corta. Así es esta penosa sociedad.
Ahora se va a reinventar dicen que el sistema financiero o político. Algún día habrá que reinventar otra sociedad basada en la felicidad.

He opinado como hombre y a veces me pregunto si lo que pienso es lo correcto.

brigate dijo...

100% con ese artículo, a la vez estaba leyendolo yo Lola... creo que no me puedo achacar el estar inmersa en una tristeza infinita, pero a mis 33 años, si que veo a muchas chicas de mi generación, incluso más pequeñas, con grandes problemas por el stress que les supone tener que ser/estar/parecer perfectas, en una sociedad tan individualista hay gente con auténticos problemas de comunicación con el de al lado.
Lo dicho, nos vamos volviendo más solitarios, y al final terminamos hablando con nosotros mismos. De ahí a la loquera hay solo un paso.

Antonio Rentero dijo...

A mi tb me ha llamado hoy poderosamente la atención dicho artículo... da para mucha reflexión y de hecho se lo he enviado a un par de mujeres importantes en mi vida.

Creo que hemos llegado a un punto en que os exigís demasiado a vosotras mismas, la sociedad os exige demasiado a vosotras mismas, la sociedad se exige demasiado a sí misma...

Hace años alguien inventó el palabro "downshifting", desaceleración, pero no referido a la economía ;-) sino a este ritmo frenético de másymásymásymás generalizado... enlazado además con el mejormejormejormejor... una locura.

Todas tenéis que ser Demi Moore, cincuentonas más buenorras que una veinteañera, triunfadora, inteligente, sofisticada, trabajadora, madre, cocinera... ¿y pa q?

Temas personales me tienen estas últimas semanas muy reflexivo con estas cosas, y al final son todo tonterías, no hay que darse a la buena vida despreocupada ni exigirse más de nuestras capacidades, ni siquiera hasta donde estas alcanzan.

Moderación, sentido común, disfrutar de lo que somos más que de lo que podríamos llegar a ser, más de lo que tenemos que de lo que podríamos llegar a tener, y a lo que no lleguemos pues no pasa nada, nos tienen que amar tal y como somos y NOS TENEMOS que amar tal y como somos, tratando de mejorar pero sin que ello se convierta en una obsesión ni nos mediatice ni NOS AMARGUE, pq al final se reduce todo a eso, a que aspiramos a tanto que no podemos conformarnos nunca con las metas que conquistamos y nos frustramos.

En fin, que pa qué las prisas si al final vamos a llegar al mismo sitio.

Afueraparte, Lola... ya veo ese cartel que encabeza ahora tu blog en los auobuses de LATbus... no, si ya te decía yo que eras la Carrie Bradsahw del Segura... ;-)

Besicos.

Wunderk dijo...

Buen artículo y buenos comentarios. Estoy contigo, Rentero, lo mejor es estar feliz con lo que somos y con lo que tenemos. Y a disfrutar de la vida que las penas vienen solas.

Me gusta mucho el nuevo encabezamiento del blog, Lola.

Ahí estaremos todos tus seguidores sin perdernos ni un día tu programa televisión.

El buzón de mi casa dijo...

Lola gracias mil por el inmerecido honor de colgar mi "impúdica" y descuidada foto en tu precioso blog, me ha gustado así que en breve te haré llegar otras. (Entre tú y yo "so güarra" ya era hora de que te fijaras en mí, espero haberte gustado es más deseo haberte gustado aunque solo sea un pellizquito pequeñito como un tic)

Respecto del artículo reconozco que me aburre, hay dos buenas razones primera y principal que mi intelecto no da para tanta, ¿tanta?, yá lo tengo verborrea, y segunda que en el artículo (desde el pedestal que da ser macho) su autor ha obviado que el grueso de las mujeres de esta país no tienen otra preocupación que estirar una modesta paga con la que llegar a final de mes, ellas parecen no existir, deben resultarle un decorado poco chic para un artículo tan cool.

Además por si fuera poco el muy capullo descarga el acento del contenido en estadísticas y estudios de terceros, Loli este Jesús de La Gandara me dá que además de capullo lo que en verda esta es muy mal follao...

!! Ais ¡¡ (un Ais aspirado pretencioso y coqueto) menos mal que has colgado mi "afoto", eso te ha salvado el apunte de hoy.

Un beso, dulce Lola.


PD: Intuyo por el banner (estas arrrebatadora en la foto, ya me dirás quien te la hizo) que vas a salir en la tele, nena tú te lo mereces, lo vales y te lo has ganado.. ¡¡¡ ENHORABUENA!!!..... miedo me dá, entre la "devoción" que te tengo y lo que me engancha la tele no sé que va a ser de mí....

El buzón de mi casa dijo...

¡¡¡ Que bochorno !!! Lola acabo de descubrir que tu blog no admite la eliminación de textos, con lo rematadamente mal que lo he redactado y mira que me esfuerzo pero no hay forma... bueno mejor así.

Viva la espontaneidad de la sinceridad (que remedio).

Xao.

PD. Lola me agrada venir a visitarte, déjame la puerta abierta y por favor no te avergüences de mi, siempre puedes decir a tus amigos e insignes invitados que soy "la muchacha", no me importara.

Sintagma in Blue dijo...

¡Y yo con estos pelos!

(me encanta el nuevo look del blog por lo que representa)

txe dijo...

de ahí aquello de cilindro, campana y diábolo

brigate dijo...

Me encanta la foto del BLOG!! tía que fotogénica eres, ya te vale.

Landahlauts dijo...

Sois destinatarias, aún, de gran parte de los "logros de consumo". El hombre, para desgracia de muchas empresas, no se ha incorporado aún en el mismo nivel que las mujeres.
Debéis de ir al gimnasio, aumentaros el pecho, subiros el culo, no engordar, calzar puteantes tacones, depilaros, vestir medias y minifalda en el crudo invierno, cuidar de los hijos, de la casa, del marido, y todo ello con una enorme sonrisa en vuestras caras de "mujeres libres y autosuficientes". Porque, seamos realistas, muchas de esas cosas se exigen sólo a las mujeres, aunque la tendencia esté cambiando.

A veces creo que si la mujer ha tenido algún tipo de liberación, ha sido con la única finalidad real de incorporarla como consumidora a la economía de mercado.

Saludos.

Ingles Entumecidas dijo...

Eres mi única fuente de inspiración

Lola dijo...

Anda, ingles, ya será menos.

brigate dijo...

dios mio jajaja

Lola dijo...

A ver...
He estado leyendo vuestros sabios comentarios. Sólo puedo decir una cosa, chicos y chicas ¡Qué nivelazo tiene este blog!
Gracias a los chicos por su apoyo. Quisiera, de verdad que algún mandamás pueda cambiar algo las cosas para que dejemos de soportar esta increíble presión que tenemos todas nosotras por ser superwomans y la frustración por no conseguirlo.
Un beso para todos... me enorgullezco de este espacio y me enorgullezco mucho más de sus visitantes.

Amiga del buzón...en fin, siempre tendrás un sitio en esta casa, que se te estima bastante, de veras...

Celestino dijo...

lola dice: !qué nivelazo tiene este blog!
No me extraña, desde que se asomó "ingles entumecidas" aquí se sube el nivel y lo que haga falta.
!Señor! qué mal repartido anda el mundo.

Anónimo dijo...

¿Compromiso? ¿Papel? ¿Sociedad hipermoderna? Aquí lo único que hay hipermoderno es la PlayStation, las nuevas formas de comuniación (vg., Internet) y poco más; la sociedad actual, en su organización, más se parece a la de la Edad Media con los señores feudales de las corporaciones sacándonos el jámago a todos los curritos, ya tengan pene o vagina. ¿Y el compromiso? Como no sea votar a los elegidos de los que de verdad eligen, pues solo votamos a un producto prefabricado y diseñado ambos para los mismos fines. ¿Y nuestro papel? Currar y consumir. ¿Cómo no va a estar la sociedad entera enferma?
Vamos a dejarnos de chorradas pijas y de encubrir realidades con mistificadas antropologías.

LOLA GRACIA dijo...

pues anónimo, creo que llevas toda la razón...seguimos en un feudalismo encubierto, de poderosos que siempre se aprovechan del débil, de escalones sociales donde, al menos en Europa, es muy difícil escaparse.