miércoles, septiembre 09, 2009

Aterrizar


Llevo días mirando esta página en blanco sin decidirme a darle contenido. El aterrizaje que supone septiembre se hace más suave con actividades como la de anoche en el Museo de la Ciudad. Allí Sebastián Mondéjar puso música a unos versos melancólicos sencillos y verdaderos sobre septiembre de nuestro genial poeta Eloy Sánchez Rosillo. Había muchos amigos. Soren Peñalver de blanco inmaculado y púrpura fue el maestro de ceremonias y coordinador de este sarao. Lucía Sánchez, la voz maravillosa de la cadena SER en Murcia, Mamen Piqueras, deslumbrante y guapísima. José Antonio con sus versos sobre el mar. Pascual García, José Cantabella, Isabelle (sólo y simplemente Isabelle) y hasta una rapsoda de origen francés y cuyo nombre no recuerdo que cantó al carnicero del superpermercado. No, el tema no tenía nada que ver con el mar...pero el carnicero estaba la mar de bueno.
En otros escenarios, Caro Ceice amenizó el primer Black Coffee con su maestría. Mariano Pérez Ródenas con su gran conocimiento nos recomendó dos interesantes títulos. Rentero nos trajo el cine, como siempre, con su simpatía y buen hacer habitual.

Y parece que se abre una puerta...Y hasta aquí puedo leer. Hay, después de todo, lugar para la esperanza...Aunque haya estrellas que no dejan brillar a nadie más.
Aquí, una en su modestia, tiene el brillo de los buenos amigos, de la vida bella, del amor de tantas personas que se siente afortunada y agradecida (mira tú, como Lina Morgan). Aquí seguimos, lo cual no es poco. Y sin mascarilla.
Imagen: Germán Sáez

5 comentarios:

Wunderk dijo...

Qué bien tenerte otra vez por aquí. Ya verás que será un feliz aterrizaje.

ana dijo...

Aquí seguimos... eso es. Y septiembre no tiene en absoluto mal color en tu tierra... y brillo, el de la amistad. Sin duda, se abrirán las puertas... más de una, es seguro. Vamos que se abrirán... la esperanza es muy tenaz. Persistente... siempre. Y ahí seguimos.

Saludos. Y gracias por entrar en mi pequeña ventana.

Antonio Rentero dijo...

Y lo que te callas, Lolica mía, es que son más de una las puertas que se te abren, y de par en par, y suave y agradable brisa llega desde ellas.

Todo le llega a quien sabe esperar. Y tú te mereces eso y más.

Y las puertas que aún quedan por abrirse...

Besicos.

LOLA GRACIA dijo...

Otro besico...Antoñico...ojalá...Pero mejor no digo ojalá...digo qué suerte tenemos de ser tan buen equipo.

Sebastián dijo...

Te vi y te escuché, pero también me hubiera gustado saludarte, así, entre amigos, trasnochando en la cercanía, lejos de los océanos virtuales.

Creo que, de todos los poemas que ilustramos musicalmente durante aquellas tres noches, el que mejor nos quedó fue precisamente "Septiembre".

Gracias por el recuerdo y ¡feliz y próspero otoño!