domingo, enero 13, 2013

Morboria Teatro llega al Romea con una espectacular puesta en escena de la obra "El rey y el bufón" de Ghelderode


 La compañía se define por su vestuario y máscaras que elaboran en su propio taller, de gran riqueza visual


Un rey loco, presumiblemente Felipe II, y un bufón se enfrentan a la muerte en una trama presidida por el sadismo, la crueldad y lo macabro.  La obra se representará el viernes 18 de enero (21.00 h), cuenta con importantes descuentos para estudiantes, familias numerosas y grupos


Morboria Teatro pondrá en escena el próximo viernes 18 (21,00h) en el Teatro Romea, la obra de teatro titulada "El rey y el bufón", una adaptación de Eva del Palacio de "Escorial" del autor bruselense Michel de Ghelderode. El dramaturgo se inspira para esta farsa en el Teatro de la Crueldad de Antonin Artaud, que cumple una función catártica para que el hombre pueda liberarse de sus obsesiones. 

El argumento nos muestra, presumiblemente, a Felipe II, un rey loco, encerrado en el "Escorial", que juega con su bufón a un intercambio de papeles mientras la reina agoniza. Esta farsa macabra, escrita en 1927, parte de la risa para acabar en crueldad. Morboria hace un paralelismo entre la locura del rey con la política actual y la dominación al más débil.

Morboria Teatro es una compañía con 27 años de experiencia a sus espaldas que participó en reciente desfile de Reyes con teatro de calle. Ellos mismos elaboran en su taller máscaras y ropas de gran atractivo visual que forman parte de la puesta en escena de todas sus obras y, muy especialmente, de "El rey y el bufón". Las caracterizaciones y la riqueza visual conforman un escenario grotesco y macabro que no deja indiferente al espectador. 

Michel de Ghelderode (1898-1962) Autor prolífico, escribió más de sesenta obras teatrales, un centenar de cuentos, numerosos artículos sobre el arte y el folclore. También es el autor de una impresionante correspondencia de más de 20000 cartas. Es el creador de un universo fantástico e inquietante, a menudo macabro, grotesco y cruel. Donde se dan cita un rudo primitivismo y una gran dosis de ensoñación y locura. España ocupa un lugar privilegiado en el universo imaginario y mítico de Ghelderode.