domingo, septiembre 17, 2006

ORIANA


No te conocí Oriana, pero algunos de tus coetáneos me han hablado mucho de tí. Algunos célebres, otros anónimos pero todos ellos con auténcica admiración. Cuando les decía que era periodista inmeditamente me comentaban tu fuerza, tu garra, tu única y peculiar forma de ser.
No he leído nada tuyo, salvo alguna entrevista.
Lo reconozco. Me lo pongo de deberes porque alguien que suscita amor y odio a partes iguales debe merecer la pena. Nunca estuve en trincheras. Mi periodismo es doméstico, pequeño, casi ni es periodismo. Entré en este tinglado porque quería contar historias. Como los novelistas. Historias de la gente, de los artistas, de los que me fascinaban. Historias cotidianas. Así que, visto desde este ángulo, quizá me equivoqué.
Por cierto, muchos te tienen por una radical conservadora ¿Es que todos los viejos no se vuelven un poco radicales acaso? ¿Y porqué es tan malo ser conservador? ¿Acaso no hay cosas que merece la pena conservar? Quizá no todas, pero algunas sí. Oriana, quedas para la historia. Tan flacucha, con esa carita de bruja y de lista como el hambre. Me leeré alguno de tus libros. Prometido. Es mi deuda para los amigos mayores que me hicieron saber de tí; de tu fuerza, tu garra, tu única y peculiar forma de ser.

8 comentarios:

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Yo tampoco la conocía, la verdad, pero eso del conservadurimos creo que no va conmigo. La vida evoluciona, y las ideas deberían hacerlo también, no?

brigate dijo...

Lola eres una valiente!
brigate

LOLA GRACIA dijo...

Brigate...qué va, de valiente nada. Pero cierto es que todo el mundo tiene derecho a defender sus ideas y en lo que cree sin ser sojuzgado. El diálogo es la base de la evolución.
No me tengo por muy conservadora pero hay valores que no deberíamos perder. El diálogo, la libertad de pensar, de expresarnos y de permitir a los demás que hagan lo mismo.

PIlar M Clares dijo...

Hola, Lola, me gusta el aire fresco de tu blog.
No sé a qué te refieres con lo de conservadora, quizás es que habría que revisar ese término tan ligado a la derechona, a la intransigencia, la intolerancia, los uniformes y el militarismo, las unificaciones en colectividades...uyyyy, me parece que no tiene revisión posible jajajajajajaj. Besicos

LOLA GRACIA dijo...

Creo, símplemente, que hay cosas que merece la pena conservar. En ese sentido se puede ser conservador y también respetar a quienes defiendan sus valores.

brigate dijo...

Yo me confieso liberal-progresista ;-) ¿se puede ser eso? Creo que si, es más no hay progreso sin libertad...en España se confunden los terminos. Es distinto ser progresista porque quieres el progreso de la sociedad, o ser progresista porque quieres el progreso de tus camaradas solo. Supongo que para el resto, aquí en España, alguien como yo es conservador. El progreso no se lleva en un cartel, es una actitud ante la vida.
QUE LIO!!!
En Alemania que tienen mucho más aprendidas estas cosas de las Ideas Políticas, y se definen sin tener miedo a que les llamen FACHA, FASCISTA, Nacionalista "Aleman", etc, recuerdo a uno de la CDU más liberal, llamando socialista a otro de la CDU más democratacristiano, ayyyy!!! que envidia.
Saludos

brigate dijo...

Hola,
Mira lee esto de Libertadigital.

http://findesemana.libertaddigital.com/articulo.php/1276232296

LOLA GRACIA dijo...

Buenorrr
Me he leído algunas frases de la Fallacci.
No estoy de acuerdo con eso de que "en nuestra sociedad sólo debería estar permitido el aborto si alguien sufriera una violación por alguien como Ben Laden"

Estoy de acuerdo: No quiero ver un minareten en el paisaje de Giotto cuando yo en sus países no puedo llevar una cruz...

Tampoco estoy de acuerdo con eso de que los gays quieren que todos seamos como ellos...No es cierto.

En fin, y lo de volar los minaretes, ja,ja...qué tía , era tremenda, desde luego