martes, octubre 31, 2006

LOS VIVOS


No me gusta poner flores a los muertos. Me encanta regalársela a los vivos que las pueden disfrutar. Odio las ceremonias funerarias y los homenajes póstumos y los ensalmos a fantasmas que no podrán escuchar la belleza de nuestras palabras.
No entiendo la santificación automática del muerto por el hecho de morir. La defunción no regala un halo de santidad.
No me gusta la costumbre tan fea que tenemos de esperar a que alguien se muera para darle un premio, un galardón o montarle una fundación cuando, quizá, en los últimos años de su vida estuvo triste, sólo y amargado.
Por eso, esta humilde flor para todos mis amigos vivos. Para los desconocidos bloggers que muestran una generosidad sin límites, regalando cariño, afecto a una perfecta desconocida.
Resulta triste que dos personas que se quieran, del modo que sea, se enemisten o distancien porque la naturaleza de su amor no sea semejante. La muerte en vida de la amistad, de los lazos del entendimiento y el cariño me resulta más patética que La Parca arrancando malas hierbas con sus hachazos.
Mi alma se viste de luto cuando un amor, del tipo que sea, se tira al cubo de la basura porque el deseo se mete por medio como un hierbajo que todo lo malogra.
La posesión, la dominación y el orgullo son lápidas poderosas para enterrar a los seres queridos. No hace falta que estiren la pata.
Amor para los vivos. Dulces encuentros, bellos cumplidos. Mimemos a quienes todavía tienen cerebro y corazón para recibir con entusiasmo la amistad, el cariño verdadero --ese que ni se compra ni se vende --y un abrazo chillao para todos vosotros.

15 comentarios:

DrGonzo dijo...

Javier Marías cuenta el último dominical de El País cómo nuestro sistema de Seguridad Social, Digital Plus e incluso el diario ABC intentaron saquear un poquito las cuentas bancarias de su difunto padre reclamándole deudas, multas por no devolver el descodificador y cobrando suscripciones por 12 meses que el difunto no leerá, respectivamente.

Ya sé que no te gusta todo lo que huele a muerto, pero eso se merece un artículo en un medio masivo y un ramo de flores para el tipo que descansa en paz, con un poquito menos de dinero.

LOLA GRACIA dijo...

No digo que no me gusten los muertos sino que los glorificamos cuando ya no pueden disfrutarlo...Y claro, todos merecen un ramo de flores. Pero mejor, como se hace en Murcii, irse con ellos de alboroque

Landahlauts dijo...

Amor para los vivos. Y mucho.
La indiferencia y el desamor a los que nos rodean son las peores de las muertes, con diferencia.
¡Cuánta razón tienes!

Jonathan Fernández dijo...

Me ha gustado especialmente la siguiente frase:

Mi alma se viste de luto cuando un amor, del tipo que sea, se tira al cubo de la basura porque el deseo se mete por medio como un hierbajo que todo lo malogra.

Cuanta razón Lola ...

yayo dijo...

Grande lola. Grande.

Sintagma in blue dijo...

Magnífica reflexión, Lola.

Feliz, Samaín.

nancicomansi dijo...

A quien queremos, mejor demostrárselo en vida , esa es la verdad, y la muerte, tengámosla presente como mero aviso de que en el amor no se puede posponer, que nunca sabemos a ciencia cierta cuanto tiempo nos queda para disfrutar con los nuestros. Que al menos sirva para eso, para amar con más fuerza la vida. Besos y un ramo de gardenias para tí, guapa.

Anónimo dijo...

Lola, cuento con ventaja. El próximo jueves te descubriré mis cartas. ¿Has pensado alguna vez en el valor sacramental de un crisantemo en una lápida? Aclaro: sacramento igual a experiencia vivida. ¡Para mí es algo maravilloso! No obstante, te digo, sí, sí y sí. Alegría, amor, delicadeza, ternura...en vida. Claro. Y acabo, como acabaré algún día, soñando con las palabras de R.Tagore: "Si morir es dormir, venga una almohada donde recline a gusto mi cabeza y, entregado en los brazos de la vida, en la nada sepulte mi tristeza".
Un abrazo.
P.D.- Ha sido una satisfacción conocer tu faceta literaria. Sabía de tu condición de periodista, pero poquito más.

LOLA GRACIA dijo...

Anónimo, me muero de la intriga. Una experiencia. Recuerdo a mi madre cuando enterramos a mi padre. Ellos estaban todo el día pícate Pedro, pícate Juan...Pero cuando nos despedimos de él, le lanzó un clavel. El clavel más triste del mundo...Esa imagen jamás la podré olvidar.
Gracias por vuestros comentarios...y los halagos y todo eso mmmm qué rico que te quieran ¿verdad?

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Ay, un abrazo chillao!, cuanto tiempo sin oir esa palabra!

Un abrazo chillao pa ti por estas palabras tan positivas! Así me gusta, que brillen! :)

Joss dijo...

Definitivamente, esa señora viene
a quitar y no a regalar...,
y nosotros en nuestra inherente
humanidad ofrecemos un farisáico
homenaje a quien nos regala la
tranquilidad de su ausencia, o
más bien, un franco ofrecimiento
de cariño a quien nos ha dejado
un hueco imposible de llenar.

DTB

El detective amaestrado dijo...

A mi me llegaron tus flores y tus abrazos...

Edge dijo...

Alabemos a las personas cuando están vivas!

O es que acaso tenemos seguridad de lo que hay después de la muerte?

SalU2
T.

Anónimo dijo...

Me ha gustado todo el post, pero me ha hecho eco especialmente el penultimo párrafo

"La posesión, la dominación y el orgullo son lápidas poderosas para enterrar a los seres queridos. No hace falta que estiren la pata."

Esos tres son vientos frios, que escarchan el corazón, los recuerdos y las mismas entrañas. Y un dia te levantas de madrugada y se te han caido todas las flores del ramo, y solo te quedan las cabezas calvas de las margaritas.

La muerte tiene que llegar siempre, es algo digno y las más de las veces amable, aunque amemos más el sol y la luz. Pero estas muertes del corazón, son casi siempre puro dolor.

Y es tan dificil reconocerlo y partir...

Anónimo dijo...

Troman. 2020 El hambre en el mundo está cerca de ser controlada, pero los recursos del planeta muestran signos de agotamiento. La Tierra tiene 9000 millones de habitantes. EEUU ha ofrecido a sus más famosos científicos, la posibilidad de congelar sus células madre para una posible futura clonación. De momento, es voluntario. Varios Premios Nobel ceden al Estado sus células madre.

2030. La situación de los recursos de la Tierra está en el límite. Un 20% de los países no controlarán su natalidad. En EEUU, China y Europa, varios equipos de científicos trabajan conjuntamente en proyectos de regeneración del planeta.

2031. China ha dado el primer paso e informa a la comunidad científica que clonará a sus mejores cerebros. Su país (ni la situación de colapso inminente de la Tierra) puede permitir que la muerte acabe con sus mentes más brillantes. En EEUU y Europa, la polémica salta a la calle. Los estudios de opinión son favorables en un 78% a la clonación de cerebros. Tras un año de debate, crean de forma conjunta una Ley de Clonación para el Sostenimiento de la Tierra. Varios equipos de expertos desarrollarán protocolos para establecer quién ha de ser clonado en beneficio de la sociedad y del futuro de la Tierra.

¿Puede permitirse una sociedad o un país perder con la muerte sus mentes más brillantes?

La clonación de nuestros mejores cerebros ¿puede beneficiar a la sociedad del futuro?

Saludos