martes, enero 30, 2007

La certeza


La certeza es un bailarín de claqué con suelas viejas. Un dogma de nubes maltratado por los días. Una realidad tozuda, una fe de dinamita. Una espina de mentiras. ¡La certeza --inamovible, ceñuda, innoble-- mató a tantos hombres! Que se vaya con viento fresco a jugar a otras praderas. La verdad es un invento psicópata ¿Qué es verdad o mentira?¿No dependía de un cristal?Lentes de amuento, distorsiones en el callejón del gato. Mientras tanto, zafios seres se examinan. El polígrafo dice que miente. La tecnología no detecta las facetas del monstruo, la humanidad de la masa, la ternura del dictador. El color del cristal nos dará otras certezas inciertas, otras mentiras imprescindibles pera levantarnos cada día.

15 comentarios:

Landahlauts dijo...

A mi, las certezas, me dan miedo. Y las verdades absolutas, también.

josejimenez dijo...

la certeza, es un salvoconducto, un certificado, un pasaporte que crea la inseguridad para avanzar en la lucha por la supervivencia, en la lucha por sobrevivir.

Alba dijo...

Indudablemente, lo que es una certeza para unos no lo es tanto para otros. Pero si dan miedo como dice Landahlauts, a mí me dan mucho mas las dudas.

Besitos y voto desde el agua.

Mr. Hyde dijo...

¡Ah de las certezas del meditabundo, que dedica sus días a la busqueda de una verdad escurridiza, solo por no enfrentarse a un vacio existencial! Es como aquel hombre, de un poema nunca escrito por un personaje de novela, que decide suicidarse cuando descubre que el cielo esta vacio, que los hombres un día decidieron llenarlo de mentiras para no sentir el dolor de la soledad.
Claro que, mejor tener cuidado. Como decía Machado, por boca de Don Juan de Mairena, hasta la afirmación de que no hay verdades absolutas la hemos convertido en una verdad absoluta.

Agustin dijo...

Y lo que deseo al final, simplemente es; Perder la razon..........

Un beso


Agustin

LOLA GRACIA dijo...

José-Yo creo que las certezas son muletas que se crea la gente para el día a día...

Agustín..perder la razón de cuando en cuando no está mal, siempre que no ocasionemos daño a nadie.

Mr Hyde...¿de quién hablas? Desde luego los dogmatismos siempre nos llevan a errores.

Landa y Alba. Muchas certezas inamovibles, inelásticas a mí me dan miedo.
También me dan miedo las dudas...¿pero cómo evitar no sentirlas?

Shikilla dijo...

Gracias por visitar mi blog, Lola, veo que somos muchas las mujeres que pululamos con nuestras certezas y nuestras dudas por este valle de teclas, en el blog nuestro de cada día...haciendo lo que nos gusta, escribir. Tengo la certeza, ahora que te leo, de que vendré a visitarte con frecuencia. Si me permites enlazarte en mi blog, tendré un atajo, para llegar antes. Un abrazo.

nancicomansi dijo...

Certerzas que primero fueron dudas, dudas que primero fueron certezas...¿quien sabe nada nada sin dudar?
Genial lo de "la certeza es un bailarín de claqué con suelas viejas"...buenísimo...(es que no me atrevo ya a decir "cierto"...)

Beauséant dijo...

si, pueden ser todo eso, pero muchas veces es lo único que nos queda, las certezas, la viejas y puñeteras certezas ...

El detective amaestrado dijo...

¿Estás segura?

Javier Luján dijo...

Sí, a mi también me producen un tremendo temor esas personas que se creen con la razón por que se sienten poseedores de unas cuantas certezas inamovibles. Que siempre suele ser sinónimo de fanatismo.
Un saludo.

LOLA GRACIA dijo...

La verdad detective es qe no estoy segura nunca de nada...y eso sí que es una jodienda vital.No se lo deseo a nadie. Sobre todo no estoy segura de mis "supuestos" talentos y sí realmente los estoy invirtiendo adecuadamente.

Sintagma in Blue dijo...

Bienvenida al club de la duda.

eSadElBlOg dijo...

La certeza solo sirve en las preguntas con quesito del Trivial.
Y el Trivial al final aburre.

Mafalda dijo...

Yo salgo a la calle todos los días porque creo que hay un mínimo de probabilidades de que no me caiga una maceta en la cabeza y me mate. Verdades absolutas habrá, digo yo, a algo se tiene que acercar lo probable. Pero como somos muy tontos pues nos tendremos que fiar de las probabilidades.