viernes, octubre 16, 2009

La estrella


Sigue la estrella
su ritmo danzante.
Aquí estoy, por algo será,
piensa la estrella,
que desperdicia
su agua en otros lagos.

Una parte cae en la tierra,
la otra vuelve al mar.

La estrella comulga
con realidad y fantasía,
en su perenne juego
de esperanza.

Porque la estrella espera,
nívea, desnuda, hermosa,
tranquila en un prado
junto al río.

La estrella nos pide
la fe, que no la perdamos
ni nos perdamos.

Todavía puede suceder
lo increíble.

2 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

Siempre puede suceder lo increible. Amén.

Javier Moñino dijo...

Muy chulo, sí señor...