domingo, julio 18, 2010

Caravaggio

San Lorenzo, un Santo a la parrilla




Cuenta L'Observatore romano, que un convento de jesuítas ha descubierto que tenían un Caravaggio auténtico entre sus muros. Por eso, ahora, todo el mundo mira hacia este martirio de San Lorenzo. Caravaggio fue uno de los grandes pintores del Barroco. Decían de él que era muy trabajador pero terco, peleón, discutidor; lo cual le convertía en alguien solitario con pocos pero buenos amigos, imagino.
Tampoco se llevaba demasiado bien con sus clientes; burgueses que veían con ojos desconfiados tanto realismo...Caravaggio se adelantó a su época y dio los primeros pasos del naturalismo.
Hoy, habría sido su cumpleaños. Se cumplen 400 años de su muerte. Murió a los 38 años. Es sorprendente que en los siglos pasados la gente brillase a tan temprana edad...pero no les quedaba otra. O brillaban pronto o no lo hacían jamás. Unas fiebres se llevaron por delante al que supo darle a la luz el tratamiento que merecía. Creo que los fotógrafos del mundo están en deuda con él, sobre todo, aquellos que hicieron grandes a las actrices y actores del Star System. La estética y esa forma peculiar de iluminar eran suyas.
De Caravaggio molestaba su homosexualidad y el hecho de que para representar escenas religiosas escogiera a prositutas, amantes, chaperos o mendigos. Gente de baja estofa, que se suele decir vulgarmente.
Gente que Caravaggio inmortalizó para que todas las generaciones los contemplasen en las sedes de las grandes pinacotecas. Un acto de justicia prostera probablemente insospechado.
Hoy, San Lorenzo nos mira. Ese San Lorenzo que pudo haber besado el cuerpo del pintor tenebrista, o que le ofreció el suyo a cambio de unas monedas. Un San Lorenzo abocado a la parrilla de perversión que es la vida. Santo a la parrilla.
Espero que los jesuítas se lo queden, o que lo donen, pero que no acabe en Sotheby's.

2 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Un cachondo, San Lorenzo.

Cuando lo ataron a la parrilla y lo pusieron sobre las brasas nadie esperaba que al rato dijera "dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho".

Por cierto, mi tercer nombre de pila es Lorenzo, por la parroquia donde me bautizaron.

Patri dijo...

Curioso.... hoy me acordé de ti y sentí la necesidad de venir a Verte! y anecdoticámente hoy hablaba de San Lorenzo!! con un amigo. :-) Un beso