sábado, agosto 11, 2012

A Marte en vacaciones



 Si para algo sirve buscar vida en otros planetas es para demostrar cuánto ingenio hay en este. El Curiosity aterriza en Marte, en el cráter Gale para ser más exactos, y Twitter se convierte en un hervidero de frases. Que si es más fácil llegar a Marte que a Puente Tocinos, que si Curiosity es nombre de peli porno de los 70, y los creadores de chistes hacen de las suyas: “Llegar a Marte y que esté con otro”; “A marte en tiempos revueltos”. Ya estamos líaos, ya tenemos trending topic. Desde luego que si los tweets los pagaran a euro muchos se harían millonarios. Yo por lo menos me habría sacado un sueldo, que llevo la friolera de 21.468. Lo cierto es que el talento español ha servido, y mucho, para fabricar este primo segundo de Wall-e. La antena parabólica, esa que parece una paellera, ha sido diseñada por uno de los nuestros, así como dos estaciones meteorológicas. Así que, no todo son malas noticias en este desastroso y minúsculo país. Que en pleno verano pensemos más en la luna que en orgías es un síntoma de lo perjudicados que estamos. La zozobra nos impide gozar de la vida y las ganas de salir corriendo son tan grandes que preferimos hablar de geología marciana, en lugar de los culos de campeones olímpicos, de las piernas de las sincronizadas o echarle un polvo sideral a nuestra pareja. ¿La esperanza de vida en otros planetas nos hace albergar ciertas esperanzas en éste? ¿Puro escapismo y Ciencia-Ficción? Lo cierto es que a mí el espacio exterior siempre me ha dado mucho miedo ¡Qué ganas de complicarse la vida con la ingravidez y la falta de oxígeno! Además, me acuerdo mucho de aquella peli Mars Attacks y aquellos marcianos verdes, bordes y feos, muy feos. Tampoco se libraron de los genios de twitter: “Hola,somos terrícolas, venimos en son de paz!! -¿Sois amigos de Tim Burton? -¡Si, por supuesto! -Pues, ahora os vais a enterar; Cabrones