lunes, julio 08, 2013

Sinatra y el macho Alfa




Si Marilyn era el sexo, Sinatra era el prototipo de macho alfa.  Ya saben, ese tipo de hombre dispuesto a propagar su semilla por la tierra, incluso por toda la faz de la tierra. Animalicos. Yo los entiendo. Porque lo mismo hay un prototipo de hembra alfa y los científicos no se han enterado. Es decir. No saben que existo y que soy un ejemplar raro. No me entendáis mal. No es que quiera propagar mi semilla por toda la faz de la tierra pero creedme que me siento tan identificada con los Alfa, son tan buenos amigos míos, que me siento uno de ellos. Es lo que tiene ser Sagitario. Somos expansivos por naturaleza.
Pero hablemos de él: ese tipo ante el que sucumben las mujeres. Que no es especialmente guapo (o sí); que tiene esa virilidad perturbadora que nos hace sentir intimidadas y acogidas, todo a la vez; que nos hace creer que su cuerpo es nuestra casa hasta hacernos olvidar que su cuerpo tiene otras muchas habitantes. A veces hay tantas huellas de "las otras" que es preciso acallar las señales con un manotazo y pensar en otra cosa. Porque el macho Alfa las quiere a todas por igual. Caray. Qué capacidad. Pero él es así. Lo he visto con mis propios ojos. Y por todas se preocupa. Es como el gran padre celestial... pero con pene, claro.
Según mi amigo, el científico Marcos Egea, el macho compite con otros ejemplares masculinos por sembrar su esperma en las mejores candidatas posibles,  pero yo tengo claro que eso no lo necesita el Alfa. Cierto que Sinatra se vino a España para rescatar a Ava Gardner de las garras de Mario Cabré pero no por un sentido de la propagación de sus genes. Era una cuestión de ego. O quizá el amor. No lo sabremos, nunca estuvimos en el corazón de Sinatra aunque sería bonito. Imaginaos por un momento que sentía cada vez que cantaba "You go to my head". ¿Quién estaba en su cabeza? ¿Quiénes eran sus musas? Sabemos lo de Ava pero hubo muchas más ¡Si hasta se casó con Mía Farrow! ¿Tenía algún interés sexual en ella? No lo creo, en la época de su enlace ella era la chica de "La semilla del diablo". Parecía un pajarillo asustado que buscaba papi. Y lo encontró en Frankie.
Los machos-Alfa es lo que tienen, que son protectores por naturaleza. Hasta con sus amigos. ¿Os acordáis de Sinatra y sus colegas del Rat Pack? Algunos salvaron la vida, lo poco que les quedaba de hacienda gracias a aquel invento y a los años de éxito en Las Vegas.
Me gustan los Alfa. Son directos, generosos. A veces les darías un punta pié en la espinilla pero acto seguido te los comerías a besos. Claro, esta bipolaridad está contraindicada para la supervivencia y esto no hace falta que me lo diga ningún científico. Estar con un macho Alfa y tomárselo en serio acaba con la salud mental de cualquiera. Así que, chicas, si queréis pasar un verano divertido, apostad por este ejemplar en vías de extinción. No pondrá un anillo en vuestro dedo pero os hará reir. No le creáis una palabra porque no habla su boca si no ya sabéis qué y, por supuesto, estad dispuestas a encontrar a más de una ex novia suya por el camino.
Algunos Alfa crearon escuela y estilo: Brando, Alberto Closas, Sancho Gracia, Bogart, Antonio Banderas, Guillén Cuervo, Mel Gibson o, mi favorito de los tiempos modernos, Clive Owen. Por suerte, todavía quedan muchos Alfas anónimos. Feliz Verano y ya me contáis.