domingo, julio 27, 2014

Carrousel




Me inunda la mente
aquella luz anaranjada,
la estancia inocente,
el improvisado sofá-cama

La luz del mediodía que dibujaba
nuestras siluetas desde
la espalda.
Contornos de pasión, sudor.
Contornos de la dicha.
Tu amor, mi amor.


Me inundan la mente
tus palabras: diosa, me decías.
Feliz de volver a tu
volcán.
Me inundan la mente tus
sacudidas. Cuanto amor,
decías.

Los te adoro mutuos,
las locuras, los inventos,
la sed y el sueño.
Tus confidencias.
Eres tan sexy, me decías.
Eres un espectáculo.
Pero te da miedo decir
eres mía.

Me inundan la mente los besos,
tus besos, nuestros besos,
qué conjunción de maravilla.

Me inundas toda, al pensar
en ti. En la mañana, cuando paseo
a solas, cerca del mar.
Tan llena, sí.
Ruedo en el carrousel de tus días.

Me inundan las risas, nuestras risas.
Las confidencias, las caricias.


Pienso en tus miradas una vez saciado.
Nuestros abrazos. La verdad preciosa
de las almas.
Este carrousel de delicias

La felicidad existe.


La felicidad es frágil, lo sabemos.
No pensemos en ello,corazón,
no pensemos en ello.

Me vuelves loco, me decías.

Y tiemblo al recordar cómo te
vaciaste, cómo te entregaste,
como subiste conmigo al
carrousel de la vida.