martes, julio 15, 2014

Demencial





Mi educación sentimental
algo demencial
Mi educación sentimental
tus canciones
mis miedos,
mis miedos pretéritos que
fulminaste
con el veneno de los
besos y la tiranía
de la piel.

Ahora soy la loca
que nada teme.
Que muere por la
boca y el placer.

Ahora soy yo la
maestra
de tu escuela,
de tus errores,
de tus locuras,
de tus reproches.

Aprendí a callar
Aprendí el perfecto
papel.
La musa intocable
La luna sin olor
Pero luego humana
y salvaje,
dominatrix y sumisa
en tus brazos.

El perfecto papel

Tú y yo algo demencial.

Una escuela que descubrió
lo mejor de mi.
Lo peor.
A veces dudo si queda algo
de esa buena chica
que conociste hace algunos
años.
Aquella que te besó en portales,
estaciones de tren. Que paseó
contigo del brazo al otro
lado del mundo.
Extraña pareja.
Demencial pareja.
Qué queda de ti en mi.
Qué queda de mi sin ti.

Tuvo que llegar un guerrero
para devolverme a mi propia
realidad tan intoxicada de la tuya.

Pero el guerrero se confunde.
Necesita la brújula del verbo.
Necesita más piel, más carne
con carne.

A veces le temo pero muchas
veces siento una ternura infinita,
una piedad justificada.
Cómo no estar confundido
¿Quién soy en verdad?
Acaso ni yo misma lo sepa