viernes, septiembre 09, 2016

Decir NO (Asertividad sexual)

 


 Si no te apetece, si no te gusta, si insiste en hacerlo sin protección y tú no quieres, si no deseas mantener relaciones sexuales con alguien que insiste e insiste hay dos soluciones. Decir NO y practicar la asertividad sexual.

  La falta de diálogo, de formación y de educación sexual dan como resultado que muchos jóvenes, incluso muchos adultos estén completamente indefensos ante una propuesta sexual no deseada , o  en los términos que a uno le apetecen. ¿Qué es la asertividad sexual? Dunn, Lloyd y Phelps (1979) defienden que es «la conciencia de uno mismo como ser sexual y el uso, con poca ansiedad, de un conjunto de habilidades conductuales para obtener satisfacción sexual de uno mismo y de su pareja»

 Detrás de muchos abusos, de transmisión de enfermedades sexuales e incluso de embarazos no deseados ha faltado esta educación tan básica que nos protege como seres humanos, como personas con derechos y deberes.

 Desde los 70 se viene hablando en estos términos de la asertividad sexual y se han realizado muchos estudios en los que se ha concluido que a menor asertividad sexual mayor número de parejas sexuales y mayor inconsciencia respecto a los riesgos que puede conllevar un sexo que sea de continuo promiscuo.

Asimismo, sorprende los pocos estudios realizados sobre la asertividad sexual en los hombres. Iniciar una actividad sexual también es asertividad. Dar los pasos para llegar a estar con una persona que nos atrae no tiene nada de malo, negativo, pecaminoso o censurable. Da igual que seas hombre o mujer pero, una vez más, el sexismo está a la orden del día. Al hombre se le permite esta asertividad y si la mujer es asertiva, directamente se la tacha de fresca, ninfómana o cosas peores.

 Por tanto, insisto, si él/ella te pide algo que no quieres hacer, no lo hagas. Y si no lo entiende e insiste e insiste, eso ya no es amor, ni atracción, eso es agresión y, por supuesto, si no te gusta, ni una oportunidad. Ni la más mínima. 

Decía Frida Khalo, “donde no puedas amar, no te demores”. Entiendo que muchas personas de baja autoestima, yo misma en algún momento puntual de mi vida, pueden caer fácilmente en este tipo de casos. Se ven de pronto en situaciones desagradables sin comérselo ni bebérselo. Hay personas que no entienden el lenguaje no verbal. Hay individuos/as que no comprenden que uno sólo desea ser educado y amable. 

También es cierto que últimamente todo se ha tornado tan grosero, agresivo y competitivo que cantidad de personas confunden la amabilidad y la simpatía con el ligoteo. La línea la marcas tú. Es tu derecho, tú te mereces el respeto por el hecho de estar en este mundo. ¿Cómo conseguir ser asertivo sexualmente? La asertividad es una cualidad general y como todo en esta vida se consigue practicando. De hecho, las investigaciones demostraron que las mujeres con mayor asertividad sexual tenían una pareja estable.

Está claro que la confianza te permite ser clara y diáfana siempre. Para sobrevivir en este mundo líquido y cambiante hemos de confeccionar nuestras herramientas de vida para que nadie abuse de nosotros ni física,  psíquica, laboral y, por supuesto, sexualmente. Hablando se entiende la gente, dice el dicho. El NO es NO.  Y que una falsa concepción de la educación y la cortesía no te lleve a comulgar con ruedas de molino. A permitir que te toquen si no quieres, que te besen si no quieres o que te follen si no quieres. Y sé que la última palabra disgusta pero hay otra peor : violación.