jueves, julio 06, 2006


Todos moriremos
algún día.
Nacemos con esa
certeza
pintada en los
estertores del primer
llanto.
Abocados en
soledad
al destino nos
aguarda
imperturbable.

Gozemos la luz
helada que empaña
los cristales de
esta gélida
Privamera.

Gozemos la minúscula
fracción de tiempo,
pues todos moriremos.
Veremos el fin de
nuestros amigos,
tal vez de nuestros hijos,
de nuestros
Amores.

Gozemos el día
y la maravilla.
La palabra suave,
el tacto preciso,
los aromas de sándalo
endiosado,
el azahar que revolotea
palpitante
por los rincones del
Mediterráneo.

Moriremos y
Estamos de paso.
Avancemos pues
con paso firme y sin descanso.
Para morir siempre hay tiempo,
para descansar una eternidad.

2 comentarios:

Amor dijo...

Moriremos solamente a ojos de los demás. A nuestros propios ojos seguiremos vivos, ya verás.

LOLA GRACIA dijo...

Pero tú ¿estás vivo o muerto?
Es broma