viernes, noviembre 10, 2006

INSPIRACIÓN


"Pálido ámbar,
volátil zureo,
dedos anhelantes.
Santuario de
corcheas confusas.
Acurrucada
en la sinfonía
non finita
de núbil ternura,
el ardor interminable
es mi consuelo
y mi tortura"

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Troman. Muy bonito. Muestra una gran sensibilidad.

nancicomansi dijo...

¿ Lo has escrito tú? no es que dude de tu "savoir faire" pero, es que es tan...tan...como ETERNO y CLASICO! no sé, parece que pertenezca a un libro de sabiduría poética consagrado, de esos que, como joyas, pasan de manos de padres a hijos...BELLÍSIMO!!

LOLA GRACIA dijo...

Sí, nanci...jo chica, muchas gracias, Por Dios, me siento abrumada

Sintagma in blue dijo...

¿Qué decir? No hay palabras. Tal sólo una que palidece en su torpeza: hermoso.