sábado, diciembre 03, 2011





Este día raro y gris.
 Este vacío. 
Gritos heridos en la espesura, 
en el silencio verde. 
Viento helado 
preñado de presagios.
Duele este día.


Ausencia,
distancia.
La esencia
de la noche es
un beso abandonado.
Se acabó la 
magia, o se durmió
en lechos
turbios.


A veces siento
un inmensa ternura
por el mundo.
Nada de los humano
me es ajeno.


Y me alejo para no
morir de ternura y 
entrega.
Hoy, ayer, ya lo di todo.
Nada me queda,