sábado, febrero 09, 2013

Estrategias


--Cuando escuches esta música te acordarás de nosotros.
--Siempre que no estoy contigo me acuerdo de nosotros.
--No me gusta el nosotros 
--No, huyes del nosotros pero no dejas de buscarlo.
--Eres tú, cabrona, que me tienes tonto. 
--Haremos una cosa. No busquemos nada, no busquemos el cielo, ni el futuro, ni la luna. Que cada vez sea especial. 
--Es que es especial porque nunca sabemos si habrá una próxima vez 
--Son las circunstancias, querido. No quiero comenzar con las recriminaciones, pero sabes que las cosas son como son porque te resistes a poner tu grano de arena. Tu maldito inmovilismo. Cuántas cosas he cambiado por ti. Realmente soy barro en tus manos. A veces creo que por eso me amas. Porque me construyes cada día. 
-¿Estás de broma? No sé quién construye a quién, dama del sur. También me has cambiado...para bien.
--Porque sólo te hago sugerencias y no te doy órdenes. 
--Eres una marimandona lista. 
--No, aprendo tus estrategias...
Ella le cogió las manos. Miró sus ojos y sonrió con picardía: "en realidad sí que soy una marimandona y te ordeno que me beses."